No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Su mejor lección es el ejemplo

La maestra Adela Pych, rescata mascotas desde hace 20 años y convirtió al refugio Mar y arena en el más grande del Estado.

Avatar del

Por José Ibarra

Hace 20 años, Adela Pych, mejor conocida como la profesora Adelita, comenzó rescatando perros y gatos en Tijuana, una labor que por momentos la he llevado incluso a dormir en la calle con tal de cuidarlos.(José Ibarra)

Hace 20 años, Adela Pych, mejor conocida como la profesora Adelita, comenzó rescatando perros y gatos en Tijuana, una labor que por momentos la he llevado incluso a dormir en la calle con tal de cuidarlos. | José Ibarra

TIJUANA.- Hace 20 años, Adela Pych, mejor conocida como la profesora Adelita, comenzó rescatando perros y gatos en Tijuana, una labor que por momentos la he llevado incluso a dormir en la calle con tal de cuidarlos.

Es maestra de educación primaria, aunque no ejerce en las aulas desde hace 5 años debido a un tumor que la mantiene incapacitada, pero que afortunadamente ha ido venciendo poco a poco.

A pesar de su batalla personal, ella no ha dejado de luchar por los más de 200 animales que atienden en la asociación civil Mar y Arena, dedicada a rescatar principalmente perros y gatos que fueron abandonados.

"Son ahorita exactamente 208 y antes llegó a subir demasiado el número pero estoy tratando de bajarlo porque ya no puedo atenderlos como antes, porque mis fuerzas ya no son las mismas" declaró Adelita Pych del Refugio Mar y Arena.

Foto: José Ibarra

Los primeros años como rescatista fueron difíciles porque Adelita y las mascotas tuvieron que mudarse varias veces, sin embargo, desde hace 8 años habilitaron el refugio en la colonia Maclovio Rojas de Tijuana que con ayuda de distintas personas se ha convertido en el más grande en Baja California.

El nombre de la asociación proviene de las dos primeras perritas pastor alemán que rescató: Mar abandonada en un lote baldío y encontrada entre cachorros muertos y Arena que era utilizada para el tráfico de drogas en la línea fronteriza.

"Este collar era el que traía mi perro, es algo que traigo en el alma y que no he podido despegarme de ello, es muy difícil" dijo entre lágrimas Adelita al referirse a la cadena que porta con el nombre de Arena.

Foto: José Ibarra

Aunque Mar y Arena ya no están, su esencia sigue viva en el refugio donde cientos de mascotas reciben los cuidados necesarios, pero al mismo tiempo esperan la oportunidad de ser adoptados e integrarse a un hogar.

La labor de la maestra Adelita y las personas que la ayudan es titánica, pero necesita más apoyo, cualquier ciudadano puede sumarse, adoptando una mascota o con donativos.

Para contacto el facebook es Refugio Mar y Arena y el número telefónico 664 123 55 23.

"Pueden apadrinar, por ejemplo pagar una vacuna en el veterinario y yo los llevo, pueden también donar comida que es lo que nos hace falta, cobijas, sábanas para taparlos y cualquier otro elemento para mascotas" agregó.

La profesora Adelita, a través del ejemplo ha dado su mejor lección, sacando del sufrimiento a cientos, tal vez miles de animales, en su labor como rescatista.

En esta nota
  • Ladrido informativo

Comentarios