Tijuana

Momentos de terror en Playas

Avatar del

Por Ángel F. González

Momentos de terror en Playas

Momentos de terror en Playas

La escena de los cadáveres de un hombre, una mujer y una bebé, así como varios gatos muertos, fue la que los agentes de la Policía Ministerial encontraron dentro de la casa donde se atrincheró un sujeto que los enfrentó ayer por la mañana en Playas de Tijuana.

A las 10:29 horas, un hombre que caminaba por la calle Paseo Pedregal, en la sección Dorado, fue atacado sin razón desde el patio de un domicilio por un sujeto identificado como José Benítez García.

“Solo le gritó que era el anticristo para posteriormente dispararle”, comentó el director de la Policía Municipal, Mario Martínez.

Tras el ataque, oficiales de la Policía Municipal acudieron al lugar y fueron recibidos a balazos por José, quien se encerró en la vivienda y los atacó con una escopeta.

“Le pegó un balazo a uno, se atrincheró en su casa y ahí empezó la balacera; se escuchaban puros gritos”, recordó Jorge Guzmán, uno de los vecinos.

En el enfrentamiento, dos policías resultaron lesionados, lo que provocó la movilización por parte de Policía Estatal Preventiva (PEP) y Policía Ministerial, así como del Ejército.

“El policía se acerca a tratar de detener a la persona, quien le hace detonaciones de arma de fuego, se cubre, pide apoyo, la persona se refugia en su casa, en su domicilio, donde al parecer vivía con su familia y empieza a hacer detonaciones”, detalló el secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor.

Al percatarse de la llegada de las autoridades, el sujeto colocó tanques de gas en la puerta y les disparó, sin lograr explotarlos.

El rescate del niño
Momentos después, los agentes descubrieron que dentro del domicilio también se encontraban la pareja del sujeto y su hijo, un niño de alrededor de 4 años.

“No se alcanzaba a ver mucho, solo se escuchan los balazos, puros balazos constantes”, contó Isaac Rivera, un joven que transitaba por la calle Paseo Pedregal mientras se desarrollaba el enfrentamiento.

Pese a que los oficiales le ordenaron al sujeto salir del domicilio, se negó y disparó en múltiples ocasiones con una escopeta.

“Nunca me había tocado vivir algo así, había escuchado que pasaba en otros lugares, pero que yo lo haya vivido así o lo haya visto, jamás; es algo que te llega y te toca”, añadió Isaac.

A la llegada de los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, una hora y media después de iniciar el enfrentamiento, el sujeto fue abatido.

Al ingresar a la vivienda, los agentes de la Policía Ministerial encontraron al agresor desnudo, con un impacto de proyectil en la cabeza, y el cuerpo sin vida de su cónyuge, quien fue localizada en el piso del baño. Además el cadáver de una niña recién nacida, que era hija de la pareja.

También, la casa se encontró sin muebles, con basura, al menos tres armas de fuego de distintos calibres y los cadáveres de varios gatos.

“Hay varias armas dentro del domicilio; no sabemos si únicamente él disparó, si disparó ella, se ve una casa que quizá se dedicaba a cuestiones ilegales, no se ve una casa normal, muy sucia, mucha herramienta, no hay muebles”, expresó Sotomayor.

El hijo de la pareja fue encontrado sentado en el piso, llorando a unos metros del cuerpo de su padre.

El pequeño fue atendido por paramédicos de la Cruz Roja por una crisis nerviosa y trasladado al hospital, sin ninguna lesión física.

“Nunca me había tocado algo tan cerca, desde que yo estoy aquí siempre ha sido un área muy tranquila; está mal porque la situación ya está llegando a zonas donde no se miraba tanta delincuencia así tan cerca”, consideró José Rodríguez, vecino de la calle Pedregal.
En esta nota

Comentarios