No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Inevitable desalojo de viviendas en Lomas de la Presa

Los residentes de la colonia recibieron la noticia que ya no podrán regresar a sus viviendas.

Avatar del

Por Ángel González

El martes por la mañana inició el colapso de la calle que afectó 21 viviendas.(Sergio Ortiz)

El martes por la mañana inició el colapso de la calle que afectó 21 viviendas. | Sergio Ortiz

TIJUANA, B.C.- El lunes por la noche, los habitantes de las calles Piñita y La Encantada en Lomas de la Presa durmieron como cualquier otro día.

Por la mañana del siguiente día les dieron la instrucción de abandonar sus domicilios al existir el riesgo inminente de derrumbe.

El martes, escucharon cómo la pendiente que los divide con la calle Piñitas se deslavó.

“Yo estaba despierto, escuché, pensé que era normal porque siempre se ha deslavado, pero llegó un punto en el que escuché más seguido y en mayor cantidad; ya cuando salí a fijarme, la tierra ya estaba al nivel del techo”, explicó Daniel de la Rosa, de 26 años.

Conforme fueron pasando las horas, uno de los tramos de la calle Piñitas se colapsó por completo.

Tras una inspección a cargo de Protección Civil Municipal, se determinó que 21 domicilios se encuentran en riesgo inminente de derrumbe.

“Fue un derrumbe, una caída súbita de material de suelo o de roca; son 27 viviendas afectadas, de las cuales 21 fueron etiquetadas en color rojo como zona de alto riesgo y las seis restantes en amarillas”, comentó la técnico de Protección Civil Municipal, Mariana Romo Cazares.

Al recibir la instrucción de abandonar sus respectivos hogares, los colonos de la zona vieron arrebatados sus patrimonios.

 “Aquí tienes el patrimonio de tu vida, lo que uno asegura para su vejez, para todo, estar seguro, estable, pero te quedas sin nada, ya nos dijeron que se va a caer la casa; de repente en un momento se empieza a hundir, te dicen que tienes que evacuar, estamos tratando de salvar lo más que se pueda”, relató Ana García, quien vive en la calle Piñitas desde hace doce años.

Daniel de la Rosa explicó que, si bien tienen la instrucción de abandonar la vivienda, su familia optó por quedarse porque no tiene otro lugar a donde ir.

Yo de la noche a la mañana, me fui a dormir el lunes, todo normal, me despierto al día siguiente y ya está esto, uno no sabe como reaccionar, no está listo, no estamos preparados”, dijo.

El hecho de que el deslizamiento no es tan pronunciado, representó una esperanza para los habitantes del área en poder salvar sus inmuebles.

Sin embargo, personal de Protección Civil les confirmó que el proceso es inevitable y que no hay solución.

“Muy preocupante, pensamos que se podría reparar pero ya nos dijeron que no; no tenemos ninguna garantía de que se pueda bonificar algo, va a ser pérdida total, es horrible”, dijo Ana García.

En esta nota

Comentarios