No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Héroes agotados

Tres meses de combate al coronavirus han hecho estragos en el personal médico. Estrés, ansiedad, desesperanza y culpas son parte del desgaste emocional y físico que viven a diario.

Avatar del

Por Agencia Reforma

Héroes agotados(Archivo)

Héroes agotados | Archivo

CIUDAD DE MÉXICO.- La epidemia de Covid-19 también ha impactado emocionalmente a los trabajadores de la salud que atienden a las personas contagiadas.

En los últimos tres meses de la emergencia sanitaria, al menos mil 92 profesionales han sido detectados con burnout (síndrome de "estar quemado" laboralmente) y fatiga por compasión, según datos de la Secretaría de Salud (Ssa).

Es decir, con desgaste emocional y físico asociado al estrés crónico en el trabajo, así como con sentimientos de miedo, ansiedad, estrés, desesperanza o culpa por no poder salvar a algunos pacientes.

Para detectar estos problemas y atenderlos, la Ssa en conjunto con el Instituto Nacional de Psiquiatría y la Facultad de Psicología de la UNAM diseñaron el Cuestionario para la Detección de Riesgos a la Salud Mental Covid-19, un tamizaje en línea que evalúa tanto a población abierta como a trabajadores de la salud.

Al 16 de junio, 11 mil 212 profesionales sanitarios habían respondido el cuestionario, de los cuales mil 92 fueron detectados con burnout y fatiga por compasión. De estos, sólo 330 aceptaron recibir atención en clínicas virtuales de salud mental, operadas por especialistas capacitados.

No todos solicitan la atención. Eso también ha sido un tema, pero es algo que sí se ha descrito en otros países también. El personal de salud, a pesar de que pueda reconocer que tiene problemas de salud mental, no se atiende y es por una razón: están cansados.

"Lo que quieren, a veces, no es atención, sino descansar. Muchas veces es posterior a las pandemias cuando empieza la demanda por la atención en salud mental", explica Lorena Rodríguez Bores, secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental.

En entrevista, detalla que es necesario atender la salud mental de los profesionales sanitarios siempre, pero sobre todo durante una contingencia.

"Son la primera línea de fuego. Si no ponemos atención en su salud mental y física también el personal de salud es un riesgo de colapso del sistema (sanitario)".

Indica que, además del personal directamente afectado por la infección, otros trabajadores se enfrentan a un riesgo de colapso físico y mental, lo que debe prevenirse y atenderse.

"Si yo tengo a mi personal en el mejor estado o en lo más óptimo posible durante una emergencia, puedo abonar a que haya una atención de calidad".

Silvia Morales Chainé, coordinadora de Centros de Formación y Servicios Psicológicos de la Facultad de Psicología de la UNAM, explica que al personal médico le afecta vivir muertes constantes, tanto de pacientes como de colegas.

"También tenemos altos índices de tristeza profunda, ansiedad generalizada, estrés agudo", indica.

Agrega que las condiciones laborales de los médicos, con dificultades a veces para preservar su bioseguridad, también los afectan emocionalmente.

En esta nota

Comentarios