No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Creyó estar en EU pero en realidad estaba en Tijuana

Julio Castellanos fue detenido por la Border Patrol en Texas y lo deportaron por esta frontera

Avatar del

Por Khennia Reyes

Al menos hay 4 mil centroamericanos en la ciudad.

Al menos hay 4 mil centroamericanos en la ciudad.

Por unos momentos Julio Castellanos, originario de Honduras, creyó que había conseguido llegar a Estados Unidos y que por fin se reuniría con el resto de su familia en Houston, Texas.

Sin embargo, su decepción fue grande: El hondureño junto con su hijo de 12 años en realidad estaba en Tijuana, específicamente en la Garita El Chaparral.

Él y su hijo son dos de los 4 mil 140 centroamericanos que esperan saber si Estados Unidos les dará o no el asilo humanitario, de acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM).

Esa cantidad es parte de los 11 mil 37 personas que hasta el 8 de junio la dependencia tenía registradas entre los cruces fronterizos de Mexicali y Ciudad Juárez.

La travesía

Julio relató que salieron de su país rumbo a Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde logró atravesar el cerco fronterizo de Estados Unidos, ahí junto con su hijo se entregó a los agentes de la patrulla fronteriza creyendo que obtendrían el asilo humanitario.

El hondureño comentó que durante dos meses estuvieron encerrados en las Oficinas de Detención y Deportación de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) conocidas como ‘Las Hieleras’.

“Fue muy terrible. El consejo que les doy a los hondureños es que lo piensen bien. Las personas de Estados Unidos se portan muy mal, solo porque no hablamos inglés, no tiran, nos tienen encerrados todo el día”, describió.

Sin darse cuenta, Julio y su hijo fueron enviados por las autoridades del ICE a San Diego, en donde un juez de migración los atenderá el 24 de octubre para iniciar su trámite de asilo.

“Yo ahorita no tengo la esperanza para que me den el asilo, solo me dieron papeles, no tengo dinero para pagar un abogado que lleve mi caso… Solamente Dios sabrá cómo nos irá”, confesó Julio entre tristeza.

En esta nota

Comentarios