Tijuana

Convirtieron el reciclaje en su negocio

Avatar del

Por Said Rodríguez

Convirtieron el reciclaje en su negocio

Convirtieron el reciclaje en su negocio

Andrea Díaz Camacho y su novio Sergio Chacón demostraron que los negocios y la ecología se llevan bien, y es que lograron resolver una problemática ambiental de una empresa de tarimas en La Gloria con la creación de Madeira Eco Crafts, una empresa que retoma la pedacería para la creación que va desde pequeños recuerdos hasta muebles de primera necesidad.

“La madera se obtiene de la pedacería del negocio familiar que ellos ya no utilizan, nosotros la retomamos y le damos forma para un producto. También nos surtimos de muebles que la gente quiere tirar a la basura”, comentó.

La madera mal utilizada genera dos problemas fundamentales para el medio ambiente, la tala de árboles desmedida por el nulo reciclaje que se tiene del material, así como afectaciones al aire con la quema de la misma.

“Viendo la problemática de la tala de árboles y con el movimiento del reciclaje decidimos darle solución con la transformación en compañía de la detonación de los muebles a base de tarimas”, refirió.

Agregó que otro mal uso de la madera es cuando se tiran los muebles a la basura, los llevan a un relleno sanitario donde no se aprovechará o incluso han visto cómo las personas abandonan los objetos en carreteras, lo que puede ser peligroso hasta para las vidas humanas.

La pareja tiene menos de un año con el negocio y explican que las ventas han sido tan buenas que en ocasiones no se dan abasto con la producción, sobre todo en la época de invierno, cuando la gente aprovecha las fiestas para regalar algún producto Madeira a base de madera.

“Nos inspiramos, decidimos crear algo con lo que los tijuanenses pudieran utilizar en sus casas. Las redes nos han ayudado mucho, hemos hecho las ventas ahí con conocidos, por grupos, casi todo ha sido por venta de redes sociales, porque la gente busca un detallito simple, minimalista y reciclado”, explicó.

Los productos que fabrican van desde pequeños cuadros de madera que sirven para souvenirs hasta mesas, bases de camas y sillas; lo más vendido, señala Andrea Díaz, son los botelleros.

“Es una satisfacción poder utilizar este tipo de materia orgánica porque no es tratada, y transformarla en algo muy bonito que las personas puedan ocuparlas en sus casas o trabajos ayudando al planeta no comprando cosas hechas con químicas”, apuntó.

Actualmente tienen un promedio de 15 a 20 pedidos mensuales y los costos comienzan desde los 50 pesos, mientras que la fabricación dependiendo del producto puede ser de un día a 3 semanas.

“El costo no varía mucho, queremos que la gente compre local y reciclado, la mayoría le sube el precio por ser material orgánico, pero nosotros no queremos inflar el precio para que las personas puedan tener un pedacito de nuestra madera”, puntualizó.

Las entregas se hacen cerca de la Zona Río y Cacho, pues estas son las zonas de la ciudad con mayor demanda.

Exhortó a la comunidad a que encuentre a Madeira por redes sociales para hacer su pedido o incluso donar la madera que ya no necesite, pues pueden darle un mejor fin.

“Nos gustaría expandirnos, queremos aprovechar la frontera para lanzarlo en Estados Unidos con algún tipo de ayuda para darnos a conocer y tener una plataforma en línea para que la gente en todo México pueda comprar en nuestros productos”, detalló.

Para la próxima época invernal Andrea y Sergio de Madeira adelantaron que estarán produciendo árboles de Navidad para seguir contribuyendo con la preservación de los pinos de origen.
En esta nota
  • Salvemos la tierra
  • reciclaje

Comentarios