No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Centroamericanos crean comedor para migrantes

De lunes a sábado sirven aproximadamente 200 platos diarios en Contra Viento y Marea.

Avatar del

Por Khennia Reyes

Con donativos de activistas, sirven alimentos a migrantes, mexicanos deportados y estadounidenses en situación de calle.(Pablo Hurtado)

Con donativos de activistas, sirven alimentos a migrantes, mexicanos deportados y estadounidenses en situación de calle. | Pablo Hurtado

A un año de su llegada, un grupo de centroamericanos creó el comedor Contra Viento y Marea, en el cual ofrecen alimentos a otros migrantes, mexicanos deportados y estadounidenses en situación de calle.

El establecimiento está ubicado en la Zona Norte,  de lunes a sábado sirven aproximadamente de 200 platos diarios.

Daniel Méndez, uno de los ayudantes del comedor, platicó que la iniciativa nació después de que se clausuraran como albergue la Unidad Deportiva Benito Juárez y una bodega.

Detalló que también lo hicieron para limpiar la mala imagen que se generó entre los tijuanenses con la llegada del éxodo migrante centroamericano. 

“Nosotros no tratamos de ser mejor o peor que alguien, sino de mantener este lugar en el cual las personas a las que les brindamos un plato de comida se sientan orgullos de habernos conocido”, expresó Méndez, de 26 años y originario de Honduras.

Aunque desde hace un año espera su turno para iniciar su trámite de asilo humanitario en Estados Unidos, Daniel dijo que en Tijuana ha sido más fácil mantener la paciencia debido a que convive con otros migrantes de diferentes nacionalidades. 

“El que no ha sido deportado, el que nunca ha migrado nunca va a entender la situación de un migrante y cualquiera lo puede criticar pero no es fácil, porque igual que un mexicano que se tira a la frontera con Estados Unidos va a vivir lo que un centroamericano”, manifestó.

Ernesto Merlo, hondureño de 21 años, relató que nunca se imaginó ser parte del proyecto del comedor, pues cuando salió de su país solo pensaba en conseguir el “sueño americano”.

“Se siente bien ayudar a la gente, porque por ejemplo, cuando veníamos en el camino, necesitamos muchas cosas, de muchas personas, ahora estoy ayudando a los demás migrantes y a las personas que están en las calles o que no tienen qué comer”, compartió el joven.

Hasta el momento el comedor se ha sostenido con los donativos que envían los activistas de la Unión Americana, quienes luchan contra el racismo hacia los migrantes.

Devi Machete, otra de las colaboradoras del comedor, invitó a la comunidad de Tijuana a sumarse al proyecto regalando alimentos o conociendo el establecimiento. 

“Es bonito, es hermoso. Y uno al ver la cara de las personas a las cuales les brinda el servicio y eso te da fuerza de continuar. Es bonito, es hermoso de ayudar a niños y familias y mujeres que ves que tienen tan necesidad”, señaló.

Para mayor información consulte el Facebook Comedor Contra Viento y Marea.

En esta nota

Comentarios