No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Agudizan consumo de sustancias adictivas conductas de riesgo en la pandemia

Cetys trabaja en un manual para concientizar sobre su uso y alternativas para sobrellevar las adversidades.

Avatar del

Por Redacción

La pandemia del Covid-19 trajo estados de estrés, ansiedad, de duelo o de pérdidas.(Cortesía)

La pandemia del Covid-19 trajo estados de estrés, ansiedad, de duelo o de pérdidas. | Cortesía

Tijuana, BC.- El consumo de sustancias adictivas no paró durante el confinamiento, en México con el desabasto de alcohol se evidenció la imperiosa necesidad de su consumo y su uso para enfrentar las adversidades, sin embargo, el consumo de ésta y otras sustancias aumenta las conductas de riesgo de las personas ante la pandemia del Covid-19.

Hernán Partida Ramírez, coordinador de la Licenciatura en Psicología Clínica de Cetys Universidad Campus Tijuana, recordó que la pandemia del Covid-19 trajo estados de estrés, ansiedad, de duelo o de pérdidas y es usual que enfrenten estas problemáticas con sustancias adictivas que relajan a la persona en muy corto plazo, pero que podría empeorar la situación a mediano y largo plazo, tanto en el ámbito laboral, escolar, familiar y social.

“Su consumo (de alcohol) lo arraigamos a momentos de felicidad o fiestas, es tradición usar esta sustancia en reuniones sociales y festejos, pero también para los momentos negativos. En México, el desabasto de alcohol dejó ver algo en la sociedad, la imperiosa necesidad de consumir alcohol y que evidenció conductas de riesgo, que habla de una problemática que está ahí, que el alcohol es usado para mitigar circunstancias adversas y debemos atenderla”, enfatizó.

Estas conductas de riesgo pueden llevar a las personas a conglomerarse y su consumo excesivo podría inducir a ignorar las medidas de prevención de contagio de Covid-19. Para quienes no salen pero consumen en casa, su consumo podría presentarse por la tristeza de no estar cerca de sus seres queridos o por el duelo que puedan atravesar o pérdidas de seres queridos.

Destaca información del Instituto para la Atención y Prevención de Adicciones (IAPA), ;a cual señala que entre mayo y junio de este año, en la capital del país aumentó 35% el consumo de alcohol.

La problemática

Las sustancias adictivas sobrellevan el problema en el momento, pero como consecuencia trae reacciones fisiológicas como dolor de cabeza, vómito, sudoración, escalofrío y el tan conocido síndrome de abstinencia o cruda cuando hubo consumo abusivo de la sustancia, también afecta las habilidades y destrezas humanas. En la salud mental, el abuso no soluciona el estrés, la ansiedad o el sufrimiento. “Algo que ocurre en nuestra sociedad es que, cuando hay uso problemático es que genera tolerancia en el cuerpo, y también pensamos que la persona que consume más (alcohol) se le alaba y se le aplaude por soportar más”.

La población en mayor riesgo para el experto Cetys, se concentra entre los 15 y 20 años, edades en que los jóvenes podrían estar en sus estudios de preparatoria y universidad. "Nos agravia porque son la esperanza de un mejor mañana".

Recomendaciones

Partida Ramírez, refirió que, además de estar informados con información concreta y objetiva de fuentes oficiales y confiables, se puede prevenir y/o atender adicciones a través del autocuidado de la salud en general que mantenga el estrés bajo control y actividades que lleven a la felicidad y sentimientos de paz y satisfacción.

Algunas recomendaciones para el autocuidado son:

Comunicación asertiva y no aislamiento. Es necesario tanto escuchar de forma activa como hablar, esto genera una condición de igual con amistades, familia y compañeros de trabajo. Es importante no aislarse y aunque parezca absurdo hablar con familia o seres cercanos, porque si se descuida y prolonga el contacto social.

Cuidado de la imagen y la salud. Si bien el trabajo y/o estudio desde casa trajo comodidad, es recomendable quitarse la pijama, asearse y trabajar en la imagen propia. Pero sobre todo dormir bien, tomar y comer a las horas adecuadas, así como programar actividades físicas o de entretenimiento con los cuidados necesarios que motiven a un mejor estado.

Prográmate y evita el ocio. Si no estableces una agenda o generas una rutina, el ocio podría aumentar el sentimiento de angustia o desesperanza. Es importante buscar y programar hobbies que generen felicidad y desestrés, incluso que trabajen en tus habilidades físicas o mentales.

“Es indispensable aprender a vivir en comunidad y solidarizarnos con los demás, pero también necesitamos conductas de autocuidado. El mantenernos en aislamiento es una oportunidad con dos caminos. Uno es lo que nos marca y se espera, estrés, ansiedad, mala salud mental; el otro camino, una oportunidad de alejarnos de una sustancia que hemos consumido, que por estas aislados es menos probable de consumirla y mejorar nuestro autocuidado, nuestro trabajo, y tener una visión o dirección de una vida saludable, ejercicio que quizá no teníamos probabilidad de hacer hasta que llegó la pandemia”, reflexionó el experto Cetys.

Por último, el Coordinador de la Licenciatura en Psicología Clínica de Cetys Universidad, adelantó en un manual de autocuidado para prevenir adicciones a determinadas sustancias y promover el autocuidado entre los jóvenes del campus Tijuana.

En esta nota
  • Cetys Universidad
  • Sicología

Comentarios