No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Acusan faltan recursos para atender a vagabundos enfermos

instituciones que atienden problemas de salud mental señalan que no hay un programa integral para tratar a indigentes con problemas psiquiátricos; el gobierno expone que los recursos son limitados.

Avatar del

Por José Ibarra

En Tijuana es común ver a indigentes con problemas mentales.

En Tijuana es común ver a indigentes con problemas mentales.

En Tijuana son dos las instituciones más reconocidas en cuanto al tratamiento de la salud mental: el Instituto de Psiquiatría del Estado de Baja California ubicado en Plaza Patria, que no cuenta con hospital en esta ciudad, y el Hospital de Salud Mental ubicado en la zona industrial de Otay Mesa.

José Guadalupe Bustamante, ex secretario de Salud en la Entidad y ahora director del Hospital de Salud Mental en Tijuana, que opera como una asociación civil, descartó que nieguen la atención a personas en situación de calle, aunque aceptó que son pocos los que llegan.

Dijo que generalmente a los pacientes los ayudan a estabilizarse pero difícilmente pueden darles seguimiento argumentando que ya no existen convenios de colaboración con dependencias de salud como el Seguro Popular.

 “Podríamos llenar el hospital, pero realmente cómo cubrimos las necesidades de los 125 empleados, todos los servicios y los impuestos que pagamos nosotros, ¿no? pero el Gobierno sí tiene esa capacidad”, agregó Bustamante Moreno.

Desde la parte gubernamental es al Instituto de Psiquiatría del Estado de Baja California (Ipebc) a donde canalizan a los ciudadanos que no tienen hogar y necesitan atención de salud mental, generalmente a través de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal cuando los detienen policías, el DIF o la Unidad Municipal de Apoyo Social (UMAS) o incluso familiares y vecinos que intentan ayudar a alguien.

“No solamente es ‘le doy un medicamento, va a dejar de escuchar voces, va a empezar a trabajar y se va a empezar a comprar su casa’, ojalá fuera así, es una situación en donde tenemos que trabajar en un programa de rehabilitación y reinserción social”, declaró Marco Antonio García, director Médico del Ipebc.

Informó que atienden entre dos y tres personas por semana con estas características y aunque es muy difícil hablar de resultados porque cada caso es distinto, aseguró que sí ha habido mejorías en algunos pacientes.

El funcionario subrayó que es un problema social complejo y que así como los ciudadanos necesitan de tratamientos crónicos, la solución debe ser integral y multi-institucional.

“Se están haciendo cosas, lo que pasa es que es un problema mucho más complicado a solamente ofrecerles ayuda y tratamiento, si tú me dices ¿cuál es el éxito? para mí un caso es un éxito pues salvé a una persona, pero si tú me dices en gran escala pues a la mejor no se ha logrado mucho”, comentó García.

GOBIERNOS

En algo que coincidieron los diferentes representantes de los sectores es en la falta de un programa integral que involucre a los diferentes órdenes de Gobierno, las distintas dependencias y organizaciones civiles, pero, ¿quién debe tomar esa batuta?

Por ahora son las Secretarías de Desarrollo Social o Bienestar las encargadas, aunque realmente no están actuando, a nivel estatal porque aseguran que le corresponde al Ayuntamiento y a nivel municipal dicen que no tienen los recursos suficientes.

Luis Bastamente, ahora ex subsecretario de Desarrollo Social del Estado, reconoció que hace falta mucho por hacer en este aspecto y dijo que la dependencia que tenía a su cargo cumple con apoyar a las organizaciones no gubernamentales que suelen responsabilizarse de las personas en situación de calle, así como a los ayuntamientos cuando lo solicitan para sus programas.

“El tema de la indigencia se trata directamente en el Gobierno municipal porque es en la vía pública… lo que hacemos nosotros es ponernos de acuerdo con el Ayuntamiento y a muchas de ellas (ONG) las apoyamos con recursos de manera anual y eso nos daba la oportunidad de enviarles personas con estas características”, señaló.

A nivel municipal, la secretaria del Bienestar en Tijuana, Gabriela Farías aceptó que los recursos que tienen son limitados y que por el momento no tienen diseñado un plan o programa de atención a las personas en situación de calle.

“Actualmente estamos limitados de recursos, todos los programas sociales que nos hubiera gustado llevar a cabo pues nos tienen atados los próximos meses con los recursos… no lo tenemos como tal (un programa) pero sí tenemos apoyos sociales para quien sea que se acerque a la Secretaría”, declaró Gabriela Farías.

En esta nota
  • Indigentes
  • Hospital de Salud Mental

Comentarios