No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana Negligencias, maltratos y violaciones, encaminan a cientos de niños de Baja California a un estatus de abandono.

Abandonan a menores en albergues públicos

Avatar del

Por Nicolle De León

Abandonan a menores en albergues públicos

Abandonan a menores en albergues públicos

Negligencias, maltratos y violaciones, encaminan a cientos de niños de Baja California a un estatus de abandono, confundidos y resentidos, ingresan a los albergues del DIF sin entender qué hicieron mal para merecer un encierro.

Son diferentes circunstancias por las que un niño ingresa a los albergues, algunos ingresan recién nacidos directamente del hospital, otros fueron encontrados en la calle y hay quienes por maltratos fueron separados de sus familias.

Las diversas circunstancias de cada familia provocan que uno de cada diez niños que ingresa a los albergues, no volverá con su primera familia, reveló la titular de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia.

La procuradora Consuelo Luna Pineda dijo que para considerar su estatus como el de abandono, se requiere que cuando menos estén en el DIF por tres meses, sin que los padres o un familiar realicen una acción para su reintegración.

Aunque los padres estén acudiendo a la visista, no implica que el DIF no pueda decretar el abandono, ya que si no avanzan en las recomendaciones de los especialistas como terapia, tratamientos de desintoxicación u otros, no pueden devolver al menor.

“Hay ocasiones en que si hay un tratamiento de desintoxicación le damos a los padres hasta seis meses para que den cumplimiento, si pasa el periodo y no hay comprobante, entonces podemos determinar que el menor está en situación de abandono y puede ser susceptible de una adopción”, explicó.

El 90% de los casos los padres o mayormente la familia extensa, acude para hacerse cargo de los menores de edad, no así con el 10% restante que se queda bajo el alojamiento del DIF.

En los albergues de Mexicali y Tijuana, tienen en calidad de abandono 450 menores de edad, más 2 mil 690 que se encuentran en alojamiento en las casas hogar, de los cuales 1 mil 100 fueron llevados por sus padres, al no poder estar al cuidado de ellos al 100%.

“Es una cantidad similar bajo alojamiento de año con año, en el noviembre 2013, en las casas hogar teníamos 2 mil 972 menores de edad bajo alojamiento, actualmente estamos debajo de 2 mil 700”, externó.

En lo que va del año 2018 se ha puesto bajo protección 471 menores, de los cuales se reintegraron 309 menores, a través del privilegio a la familia extensa que se puede encargar de ellos.

En el año 2017 atendieron a 1 mil 934 menores bajo protección y se reintegraron alrededor de 1 mil 700 menores a su familia original o una nueva.

Abandono en vía pública
Existen los niños expósitos, aquellos que se encuentras en la vía pública abandonados en domicilio u hospitales y que no se cuenta con algún dato para localizar a los padres, precisó que en el 2008 recibieron dos y en el 2017 atendieron nueve casos expósitos.

“Dado a que no contamos con datos de la familia, no acudió ni una persona a reclamar, o que pudiera acreditar el parentesco con pruebas de ADN, estos niños se dan adopción antes del año”, comunicó.

Madres y bebés toxicómanos
Otro caso en el que ingresan los niños es cuando los hospitales canalizan a los recién nacidos por ser hijos de madres toxicómanas, quienes no presentan identificación, luego de ser encontradas en labor de parto en muchas ocasiones dentro de picaderos.

“Ante el riesgo el hospital no entrega el bebé a su madre y lo manda al DIF, en muchos de estos casos, al ser madres adictas que no tuvieron cuidado prenatal presentan desde su nacimiento síndrome de abstinencia”, añadió la procuradora.

En el año 2017 canalizaron por esta situación 113 recién nacidos, en lo que va del 2018 son 37 bebés canalizados, principalmente de Mexicali con 70 casos del año 2017 y 16 del año 2018.

Perfil
Las familias que suelen abandonar a sus hijos son de escasos recursos, principalmente los padres están separados, en el 65% de los casos hay omisión y negligencia en el cuidado de los menores derivado del consumo de drogas.

Los estragos en la mente de los niños no son para menos, ya que cuando ingresan a los albergues lo ven como un castigo, cuestionando por qué a ellos los encierran cuando quienes los maltrataban eran sus padres.

“Hay que explicarles que es una medida de protección y que en caso de que exista un delito se está llevando a cabo una investigación, porque hay niños que tienen resentimiento”, comentó.

Algunos niños presentan una normalización de la violencia, declaró Luna, incluso lo llegan a ver como una manifestación de afecto en la familia, por eso deben de trabajar la crianza afectiva a través de terapias de grupo e individuales.

Descuidos, golpes y violaciones
El principal maltrato infantil en los menores de baja California es por la omisión de cuidados, vulnerando el derecho a la alimentación, el desarrollo sano, la educación y la identidad.

“Son menores que los dejan solos en sus casas, presentan desnutrición, no se encuentran inscritos en un plantel educativo o acuden de manera irregular a clases y que hay negligencia de los padres en su vigilancia”, declaró.

Si bien no implica un maltrato físico son condiciones que afectan en el desarrollo de los niños en la adolescencia, o incluso en sus habilidades para socializar en la adultez.

La segunda causa de maltrato infantil es el físico, cuando se encuentran una lesión son casos graves, la tercera causa es la agresión sexual ya sea abuso o violación, reveló Luna Pineda.

No hay un incremento en los casos que pone a disposición la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ante el DIF, ya que no siempre es necesario separarlos de la familia, solo pasa así cuando el menor expresa que ya se lo había comentado a sus padres y no tomaron medidas.

Hizo un exhortó a tener cuidado con los menores y sobre todo con las personas que deposita la confianza para que se acerquen a los menores, además de que acudan con las autoridades ante una sospecha de maltrato.

Crianza sin golpes ni gritos
En Baja California está tipificado el maltrato en caso de violencia familiar ya sea psicológica, omisión de cuidados, abuso sexual y lesiones agravadas por razón de parentesco, pero el código civil permite castigos a criterio.

Luna enfatizó que buscan que la legislatura modifique el código civil dado que dentro de las facultades de quienes ejercen la patria potestad se contemplan la posibilidad de aplicarles un castigo moderado.

“Ahí entra a que todavía se permita dar una nalgada, un ‘cinturonazo’, castigos que si bien no implica una lesión hay un criterio subjetivo de qué es un castigo moderado, se busca quitar esta facultad”, declaró.

En el Congreso del Estado hay una iniciativa promovida por el Poder Ejecutivo, la cual fue aprobada en la Comisión de Justicia, está por presentarse ante el pleno con el fin de que se elimine dicha atribución.

El castigo o disciplina que implique violencia estaría completamente prohibida, lo que se busca es que se transite a una crianza respetuosa y consiente, para establecer limites de forma afectiva sin gritos, ni golpes.

“Es una cuestión de cultura, los padres nos dicen ‘Así me educaron a mi, y mírame estoy bien’, sin embargo el que estés normalizando la violencia quiere decir que no estás bien, la educación la tuvo a través de los golpes”, concluyó.
En esta nota
  • Albergues
  • Menores Abandonados

Comentarios