Estilos

Perros y gatos de hocico chato sufren más problemas respiratorios

Avatar del

Por Tomada de la Red

Perros y gatos de hocico chato sufren más problemas respiratorios

Perros y gatos de hocico chato sufren más problemas respiratorios

Los perros de hocico chato tienen problemas respiratorios y se agotan rápidamente, tienen los dientes mal alineados, sufren lesiones oculares y debido a la reducción de su espacio craneal son propensos a tener problemas neurológicos.

Sin embargo, a pesar de estas características que afectan considerablemente su salud, los perros braquicéfalos están de moda.

Durante años, algunas razas fueron expuestas a transformaciones genéticas deliberadas, como ideal de belleza.

Los perros que tienen un acortamiento de su esqueleto facial, como el pekinés, el pug o el bulldog sufren más o menos los mismos síntomas, que padecen a lo largo de toda la vida.

El sufrimiento puede variar según el animal, pero "el jadeo, el ruido al respirar o el ronquido que hace el animal sin estar haciendo ningún esfuerzo son señales de que tiene una obstrucción en las vías respiratorias", asegura Lea Schmitz, de la Asociación Alemana de Bienestar Animal en Bonn.

Según los expertos, todavía no hay una tendencia a dejar de criar este tipo de razas dado el sufrimiento que padecen. Es una camino largo y laborioso, señala la veterinaria alemana Petra Sindern.

La Asociación Alemana de Caninos ofrece regularmente entrenamientos a personas que se dedican a la cría de perros con estas características. Pero es un proceso largo y demorará varias generaciones de perros para que vuelva a cambiar la cría, sostienen los expertos.

El desconocimiento de muchos amantes de estos perros lleva a que se malinterpreten algunas características de sus mascotas. Por ejemplo en el caso de los labios tensos levantados piensan que el perro sonríe o destacan sus ojos brillantes.

No sólo este tipo de razas caen bajo el término cría selectiva. "También el pastor sufre displasia de cadera", señala la veterinaria Astrid Behr. En el caso del pastor alemán las sociedades caninas reaccionaron y lentamente se va corrigiendo este defecto, según los expertos.

"Lleva mucho tiempo corregir esta alteración anatómica ya que las razas no se pueden simplemente cruzar con otras", explica Behr. "Si ya casi no hay pugs con hocicos más largos o pastores con caderas normales es difícil", agrega.

"Un problema similar también existe con los gatos de raza como el persa, el Fold escocés o el British shorthair", apunta Sindern. La cabeza redondeada con las pequeñas orejas plegadas del Fold escocés son señales de un defecto genético, que en muchos gatos provoca degeneración ósea y de cartílago muy dolorosa en las piernas y otras articulaciones.

Los protectores de animales aconsejan no comprar ningún animal que haya sufrido transformaciones genéticas contra su naturaleza. "Mientras haya demanda para este tipo de animales se seguirán criando", sostiene Behr.
En esta nota
  • Mascotas

Comentarios