No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Espectáculos Local

Dona autor de ‘Días de La Raza’ una pieza al acervo del Cecut

Se trata de la foto tomada el 31 de enero de 1971 durante la Marcha de la Justicia en la que miles de chicanos salieron a las calles de Los Ángeles, California.

Avatar del

Por Redacción

La generosidad de Luis C. Garza obedece a un compromiso que él mismo adquirió durante su encuentro con el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros en Budapest, Hungría en 1971(Cortesía)

La generosidad de Luis C. Garza obedece a un compromiso que él mismo adquirió durante su encuentro con el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros en Budapest, Hungría en 1971 | Cortesía

Con la donación de la fotografía “We will not be intimidated” al Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, hecha por su autor, el fotorreportero méxico-americano Luis C. Garza, quien documentó el movimiento chicano de los años 60 y 70, quedó inaugurada su exposición “Días de La Raza” en el Vestíbulo del Museo de las Californias.

Se trata de la foto tomada el 31 de enero de 1971 durante la Marcha de la Justicia en la que miles de chicanos salieron a las calles de Los Ángeles, California, para manifestar su voluntad de resistir los intentos de las autoridades por impedirlo.

Tras agradecer la generosidad del fotógrafo chicano, la directora general del Cecut, Vianka R. Santana, subrayó la importancia histórica de estas imágenes que resurgieron después de tanto tiempo de haber sido tomadas para ser exhibidas y ofrecer constancia de las luchas sociales en las que surgieron.

Durante la inauguración de “Días de La Raza” La servidora pública estuvo acompañada por Luis C. Garza y Armando Vázquez, presidente del Centro de Estudios California-México.

La imagen donada al Cecut forma parte de la exposición que reúne casi una treintena de fotos que documentan la lucha emprendida por el Movimiento Chicano en demanda de reconocimiento a sus derechos civiles como parte integrante de la sociedad estadounidense.

La generosidad de Luis C. Garza obedece a un compromiso que él mismo adquirió durante su encuentro con el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros en Budapest, Hungría en 1971: “Me lo presentaron porque él había preguntado por mí, me dijo, háblame del Movimiento Chicano y ahí entendí que había que difundir las acciones de la comunidad y llevar a los chicanos toda la cultura mexicana”.

El fotógrafo continuó explicando: “Por eso nos comprometimos a rescatar su mural ‘América Tropical’ que denunciaba al opresor en Latinoamérica y no gustó a los gringos; estaba puesto en el mismo lugar donde se fundó la ciudad de Los Ángeles, hoy la Plaza Olvera, fue cubierto por pintura blanca y se perdió por mucho tiempo”.

Garza cuyo trabajo como fotógrafo lo llevó a convertirse en luchador social, pues a través de su trabajo con la cámara continuó con una afirmación reveladora: “Yo digo que con Siqueiros nació el muralismo chicano, el de las calles, las plazas, los puentes; él le habló a nuestra comunidad, al pedirnos que rescatáramos su mural nos dio una gran inspiración de darle valor al arte mexicano, fue ahí donde nos empezamos a comprometer con nuestras raíces”.

“Este mural fue rescatado y hoy puede ser visto y apreciado por las nuevas generaciones”, concluyó Luis C. Garza, curador de la exposición actual de la obra de Siqueiros en el Museo Autry de Los Ángeles, ciudad en la que “El Coronelazo” pintó otros dos murales: “Retrato actual de México” y uno más que ha sido destruido en su totalidad.

En la imagen cedida al acervo del Cecut puede apreciarse a hombres y mujeres de origen mexicano en la citada protesta; en aquel entonces jóvenes activistas, Garza entre ellos, utilizaron entre otras herramientas creativas la fotografía y el periodismo para organizar a su comunidad, proporcionando una plataforma de difusión para el Movimiento Chicano: el periódico “La Raza”.

La foto original “No seremos intimidados” fue tomada en blanco y negro, pero la pieza donada al Cecut presenta un retoque en color realizado por el autor con un valor significativo: van ligeramente coloreadas las palabras “No”, en la manta principal, así como la imagen de la Virgen de Guadalupe, y la palabra “Justicia”, en clara alusión a los ideales de una comunidad que necesitaba reconocimiento y recurría a una simbología identitaria relacionada con su origen mexicano.

Es esa época candente en el ámbito de la lucha social, esa generación, en la que Garza destacó con su lente, se convirtió en un colectivo de artistas que articuló todo un lenguaje visual que arrojó luz sobre la vida cotidiana, las preocupaciones y las luchas de la experiencia mexicoamericana en el sur de California y proporcionó una voz al Movimiento de los Derechos de los Chicanos.

Para conocer el resto de las actividades puede consultar www.cecut.gob.mx, www.mexicoescultura.com o www.facebook.com/cecut.mx.

Fotos: Cortesía
En esta nota

Comentarios