No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Espectáculos

Celebró el Cecut su 37 aniversario con la orquesta cubana Los Van Van

 El concierto formó parte de la serie de eventos con que el recinto cultural celebra su fundación, en contacto cercano con una multitud de varios miles que celebró con música, canciones y baile.

Avatar del

Por Tijuana

Un agradable ambiente festivo y familiar distinguió la presentación de la legendaria orquesta cubana Los Van Van en la celebración del 37 aniversario del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, este sábado 19 de octubre.(Cortesía)

Un agradable ambiente festivo y familiar distinguió la presentación de la legendaria orquesta cubana Los Van Van en la celebración del 37 aniversario del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, este sábado 19 de octubre. | Cortesía

Un agradable ambiente festivo y familiar distinguió la presentación de la legendaria orquesta cubana Los Van Van en la celebración del 37 aniversario del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, este sábado 19 de octubre.


El concierto formó parte de una serie de eventos con que el recinto cultural celebra su trigésimo séptimo aniversario en contacto cercano con cerca de 4 mil asistentes que celebraron la fecha con música, canciones y baile.

La explanada del CECUT, coronada con una de las construcciones más emblemáticas de Baja California, el Domo IMAX, se convirtió en una gran pista de baile desde que la Orquesta La DinamiK de Roberto Wence interpretó los primeros acordes de la fiesta y comenzó a calentar el ambiente, mientras el entusiasmo del público se hacía patente y ascendía con cada tema musical.

Una sorpresa más estaba reservada para el público antes de dar paso a la atracción principal de la noche: Libre Voz con Armando Vidal “El Gume” como voz principal dedicaría al público otra tanda de piezas que mantendrían bailando a los asistentes a esta fiesta de aniversario.

La algarabía que despertaron ambos ensambles locales fue notable, en especial porque se trata de un género musical que ha encontrado gran arraigo en Tijuana; en el caso de “El Gume”, trovador por tradición, se hizo evidente que ha venido explorando con gran soltura el son montuno, la salsa y la bachata, liderando a Libre Voz, lo que resultó en una ejecución de destacado nivel.

Ante un público que parecía incansable llegó el turno de la legendaria orquesta cubana, que por supuesto inició su presentación con “Permiso que llegó Van Van”, el popular tema que marca el inicio de sus actuaciones, seguido de “Aquí el que baila gana” que dedica en todos sus conciertos a su fundador, Juan Formell.

El público se deleitó escuchando, bailando y cantando cada uno de los temas interpretados por Roberto Hernández, Abdel Rasalps y Armando Ihosvani Cantero, quienes complacieron al público con sus interpretaciones de “Sandunguera”, “Después de todo”, “Eso que anda” y “Amiga mía”.

Al espectáculo que presentaba la orquesta de origen habanero se sumaron con vistosas coreografías los miembros de la agrupación dancística Alma Latina, que asombraron al público con sus atractivos vestuarios y los pasos de baile que ejecutaron en una tarima colocada al pie al escenario, justo enfrente del público que aplaudió las evoluciones dancísticas que ofrecieron durante todo el concierto de Van Van.

La multitud aplaudía cada interpretación, cantaba y bailaba al compás de los temas ejecutados por los músicos caribeños, quienes entre cada tema conectaban con el público: “¿dónde están los cubanos, los de Los Ángeles, los de Tijuana?”, preguntaba su vocalista principal, recibiendo los aplausos de cada comunidad representada en este concierto festivo en que la migración y la multiculturalidad fue palpable.

Los temas de esta banda de fama internacional continuaron: “Anda, ven y quiéreme” y “Qué sorpresa”, fueron interpretados por Vanessa Formell, quien junto con su hermano Samuel, baterista y director de la agrupación, mantiene viva la leyenda de su padre, fundador del ensamble nacido en La Habana en 1969, de modo que también la orquesta cubana estuvo de fiesta esa noche.

Los Van Van no pudieron despedirse ni con el largo popurrí que interpretaron hacia el final de su actuación y en el que incluso corearon “El Rey” de José Alfredo Jiménez, pues la ovación de un público deseoso de seguir bailando los hizo volver al escenario, lo que hicieron agradeciendo y felicitando al CECUT por sus 37 años, antes de tocar “La cabeza mala” como despedida de una fiesta que será recordada largo tiempo en Tijuana.

Para conocer el resto de nuestras actividades puede consultar www.cecut.gob.mx, www.mexicoescultura.com o www.facebook.com/cecut.mx.

En esta nota

Comentarios