Ensenada

Van ejidatarios por segunda etapa de riego con aguas tratadas

Más de  800 hectáreas serán impactadas con este beneficio.

Avatar del

Por Jayme García

Luego del éxito que ha dejado al campo del Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada el riego de sus parcelas con aguas tratadas provenientes de la planta de El Naranjo, perteneciente a Comisió Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe), ya se alista la segunda etapa, la cual beneficiará 800 hectáreas.(Cortesía)

Luego del éxito que ha dejado al campo del Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada el riego de sus parcelas con aguas tratadas provenientes de la planta de El Naranjo, perteneciente a Comisió Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe), ya se alista la segunda etapa, la cual beneficiará 800 hectáreas. | Cortesía

ENSENADA.- Luego del éxito que ha dejado al campo del Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada el riego de sus parcelas con aguas tratadas provenientes de la planta de El Naranjo, perteneciente a Comisió Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe), ya se alista la segunda etapa, la cual beneficiará 800 hectáreas.

Raymundo Carrillo Huerta, presidente del Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada, ubicado en Maneadero, recordó que hace tres años se inició con este proyecto como una medida para frenar la entrada del agua salada a las parcelas, las cuales eran improductivas y funcionó con gran éxito.

“Expertos investigadores de UABC han avalado el mecanismo, sin embargo al mismo tiempo volvimos productiva el campo que por muchos años había quedado en el olvido, sacando del descanso a 450 hectáreas”, detalló.

El Presidente del ejido comentó que han tenido pláticas con funcionarios de Cespe, Gobierno del Estado y Sedagro para darle continuidad a la segunda etapa, la cual ya cuenta con una inversión de tubería de 12 pulgadas que se encuentra enterrada en la zona que lleva de Maneadero a Cañón Buena Vista, por la zona del arroyo, obra que no afectará negativamente a la comunidad, pero que generará por lo menos 8 empleos directos por cada hectárea rescatada.

Con esta agua, la cual es lanzada al mar en este momento con monitoreo de calidad, la meta es sembrar en los primeros meses 200 hectáreas y luego otras 200 hasta sumar 800.

“Las 450 hectáreas regadas en la primera etapa se sumarían a las 800 que tenemos como meta en la segunda etapa, donde se podrá sembrar flor y forraje, mismo producto que tiene una alta demanda y por ello se vuelve un mercado importante para desarrollar”, explicó.

Carrillo Huerta dijo que ha quedado demostrado que no deja ningún impacto negativo, inclusive recordó que este proceso se realiza en el campo agrícola de Estados Unidos, donde con ayuda de un tratamiento “terciario” ya se riegan hasta fresas, meta a la cual busca llegar el Ejido Nacionalista.  

En esta nota
  • Ejidatarios

Comentarios