No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Dinero BC

Serán los pobres los más afectados por crisis económica, la clase política los menos: Economista

Esta crisis nos está mostrando las inequidades del sistema; que vivimos en una sociedad muy desigual y en esta sociedad con una gran concentración del ingreso en pocos y un amplio sector en condiciones de pobreza. 

Avatar del

Por Alejandro A. Villa

Serán los pobres los más afectados por crisis económica, la clase política los menos: Economista

Serán los pobres los más afectados por crisis económica, la clase política los menos: Economista

Tijuana.- La población con bajos recursos económicos son y serán ser los más afectados por el covid-19, mientras que los menos desfavorecidos por el embate financiero de la pandemia es la clase política del país, aseguró el miembro del Colegio Nacional de Economistas José Luis Contreras.

“Independientemente de la situación de clase que cada quien tenga, empleador o empleado, los que menos han padecido el impacto económico del virus son los miembros del poder gubernamental, ellos no han tenido mermas en sus ingresos”, declaró. 

Mientras que los más afectados en esta crisis han sido la población de más bajos ingresos, y que esa fue la población que no tuvo la capacidad de aguantar más de 30 días de encierro porque vive al día y es la población que tuvo que salir a buscar el sustento, argumentó.

Esta crisis, manifestó, nos está mostrando las inequidades del sistema; que vivimos, en una sociedad muy desigual y en esta sociedad con una gran concentración del ingreso en pocos y un amplio sector en condiciones de pobreza. 

“La población de menos ingresos es a la que más fuertemente le ha venido golpeando la pandemia. La crisis económica va a afectarles más al sector de los trabajadores, que a la gente que tiene medios o recursos para soportar esta cuarentena”, reflexionó. 

En términos generales a nivel mundial se ha reconocido que habrá una contracción de la actividad económica, indicó que algunos analistas plantean que sería del 11% o del 8.7%, donde el hecho de que se hable de una contracción de hasta dos dígitos es alarmante. 

En el caso específico del país, señaló que se ha visto una gran pérdida de empleos, donde se se especula se han perdido más de 3 millones de empleos, aunque también se reconoce la pérdida de un millón cien mil empleos registrados ante el seguro social.

No estamos considerando, aseveró, que hay mucha población en la informalidad que ha perdido su espacio de trabajo, la cual rebasa los 30 millones de mexicanos, por lo que “podemos decir que traeremos también un segmento de ellos seriamente golpeados”.

Agregó que el Instituto Mexicano del Seguro Social tampoco está considerando en su número de empleos perdidos a las micro empresas que han cerrado y que no tienen empleados, porque se trataba de negocios familiares.

Mismas que ante la falta de clientela y las restricciones para realizar su actividad comercial aunado a los gastos corrientes han tenido que bajar la cortina que obligó a muchos a bajar la cortina durante 90 días. 

“Es evidente que hay una contracción del mercado que está oscilando entre 4% y 5% en el comercio al menudeo y esto te lo reconocen los organismos empresariales, ha caído el mercado, ha caído el empleo formal en las empresas”, señaló

“Mientras que en la industria se está trabajando al 40% o 50%, pero no está trabajando al 100% como estaba; el sector servicios que ha sido también de los más golpeados, a la industria restaurantera a nivel estatal les ha pegado letalmente”, añadió

De acuerdo con cifras de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), citó, al menos un 15% del total de establecimientos de este giro ya no abrirán sus puertas. 

“Estamos hablando de que dejaron de trabajar el 15% de los establecimientos restauranteros, pero también los que quedan vigentes están trabajando al 40% de su capacidad y ese segmento de la población que no aparece propiamente como desempleados en las cifras oficiales del Imss”, denunció. 

En términos reales, José Luis Contreras explicó que los trabajadores del sector servicio, han tenido una baja en sus ingresos porque el grueso de su ingreso son las propinas que representa a veces el 200% del salario base que tienen.

“Muchos de ellos están trabajando ahora con sueldo base y un poquito más, en términos de ingreso, mismo que se ha contraído más que empleo; lo que explica también la disminución del mercado, del tamaño del mercado y  las ventas de menudeo”, detalló.

Las ventas de productos de consumo duradero como los vehículos, muebles, las mueblerías están cerradas, comentó que también las agencias de vehículos dejaron de vender durante dos meses y ahora no están vendiendo “lo que implica una merma en empleos y en ingresos”. 

“A la crisis económica le podemos hacer frente también con políticas económicas que nos permitan reducir los efectos de la contracción, que no la vamos a detener porque el ciclo se está dando pero sabemos que no va a ser eterna”, declaró. 

“Pero en la medida de que nosotros obremos en oportunidad y con la cantidad de esfuerzo y recursos para contener la crisis económica, el ciclo de contracción podemos hacerlo más corto y menos doloroso”, aseguró. 

Pero para poder iniciar con una recuperación económica exitosa y salvar la mayor cantidad de empleos y empresas se necesitan políticas públicas que incentiven la reactivación, subrayó la importancia de destinar mayores recursos a esta labor..  

Hay un abandono a este esfuerzo por parte de las autoridades, reclamó, porque no se está beneficiario de las políticas públicas a los trabajadores, al contrario están siendo beneficiados los becarios y los pensionados,  pero este recurso no es suficiente para reactivar la economía. 

“Al rato el fondo que está subvencionando las pensiones y las becas, se va a agotar porque no va a haber flujo que esté alimentando esa caja de dónde están trayendo los recursos para pagar los apoyos sociales”, advirtió. 

Añadió que hay cierta miopía o una resistencia ideológica a una lucha preelectoral, “no queremos darle armas a los otros sectores de la actividad económica, porque estamos siendo hegemónicos y con hegemonía llegamos a perpetuarnos un poquito más”. 

“Las coyunturas como estás deben aprovecharse para dar un impulso a la industria nacional y creo que por problemas de políticas públicas  no se está viendo esa gran oportunidad que hay en la región fronteriza”, subrayó.

Por último, recomendó que en Baja California se debería de hacer empresas más competitivas a través de la productividad que derive del avance tecnológico y no por la mano de obra barata. 

“Debemos dejar de ser renteros de espacios para que se vengan las empresas, y debemos impulsar a las empresas locales que empiecen a ser también industrias nacionales manufactureras para que puedan ellas mismas exportar”, finalizó.

En esta nota

Comentarios