No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Deporte Local

El lado más humano de Maradona en México

Atenciones con sus jugadores, con aficionados y hasta ir personalmente por su hijo al colegio, así fueron los días de Maradona en Culiacán. 

 

Avatar del

Por Heriberto Muñoz

El lado más humano de Maradona en México

El lado más humano de Maradona en México

Existe otra cara de Diego Armando Maradona que muy pocos pudieron conocer, no se trata del icono de las cimas del futbol mundial o el de los escándalos que se ponen de mal ejemplo para los jóvenes deportistas, es el Maradona más humano, el más fraternal.

En su aventura por Dorados de Sinaloa en el Apertura 2018 y Clausura 2019 fueron varios los momentos que dejó “El Diego” donde se mostraba sin todo lo mitológico que lo pudo llegar a rodear, como si fuera de nuevo otra vez ese “pibe” que salió de Villa Fiorito.

El periodista, Iván Elenes, quien tuvo la encomienda de seguir a Maradona para ESPN esos días en Culiacán, compartió gestos que tuvo con sus dirigidos, como el rifar relojes y lentes de lujo para motivarlos, ofrecerse a pagar tratamientos para lesiones e intervenir para mejores logísticas en los viajes en la liguilla.

“Se le llegó a juzgar de una forma más dura que la imagen que dio aquí, iba hasta por su hijo al colegio. Era directo, respetuoso y hasta bromista”, comentó Elenes.

Uno de los momentos que más lo impactó fue cuando Maradona, por medio de sus allegados, lo contactó para ver cómo estaba todo en Culiacán después de la balacera que se armó en luego de la detención de Ovidio Guzmán en octubre de 2019.

“No me lo podía creer. Maradona seguía al pendiente de Culiacán, otros se hubieran desentendido del lugar donde trabajaron o solo pone algo en redes sociales”, reflexionó Iván Elenes luego de la sorpresiva llamada.

Sus primeros seis meses los pasó viviendo en un hotel y luego se mudó a un fraccionamiento donde la única queja que hicieron los vecinos fue por una ocasión que aceleró un auto deportivo. Su pasatiempo era visitar a los jugadores y comer en uno de los pocos restaurantes argentinos en tierras ‘culichis’.

Javier Llausás, Gerente de Mercadotecnia y Comunicación en Dorados cuando estuvo Maradona, describió que el éxito de su estadía fue precisamente el tratarlo como uno más. “Le decíamos entrenador o ‘profe’, nada de Diego”, comentó. En realidad, rechazaba cualquier comparación con un Dios. “Dios solo hay uno”, repetía.

“En todo lo que tenía que ver con futbol, era muy humano. El más aterrizado del mundo, era Maradona”, recuerda el ahora Gerente de Comunicación de Xolos.  

“Descansa en Paz, Diego. Muy agradecido por todos los consejos y las enseñanzas que nos dejaste”, le escribió Fernando Arce Jr, quien lo tuvo como entrenador en el Gran Pez.

Hay una imagen que inmortaliza el tiempo que coincidieron, está festejando de rodillas, está en la emoción de un gol de Arce Jr, con lágrimas en los ojos, la piel rojiza y el puño apretado. 

En esta nota

Comentarios