No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Deporte Local Para la boxeadora Brenda “La Bonita” Flores ser madre es un entrenamiento de tiempo completo.

Brenda Flores, una madre sobre el ring

Avatar del

Por Johanna B. Mejía

Brenda Flores, una madre sobre el ring

Brenda Flores, una madre sobre el ring

Para la boxeadora Brenda “La Bonita” Flores ser madre es un entrenamiento de tiempo completo, hacer lo que le apasiona y combinarlo como mamá no es una tarea sencilla, incluso ha tenido que posponer por momentos sus metas como pugilista.

Cuando se enteró de que estaba embarazada de su primer hijo, Rafael, tenía 17 años; en ese entonces era amateur.

“Tuve a mi niño, y después de seis meses decidí volver a entrenar, no estaba en mis planes, así se dio, así lo decidí, cuando mi niño tuvo nueve meses fue que hice mi debut a profesional, y de allí empezó todo”.

“Como pez en el agua” en el ring, haciendo lo que más le gusta y con varios combates ya como profesional, el destino le tenía otra sorpresa.

“Iba a pelear en Mexicali y me empecé a sentir un poco mal, pensé que era parte del entrenamiento, fui a inyectarme, fui al doctor, me hice una prueba y salió embarazo”.

La noticia de ser madre de nuevo la mantuvo en una depresión de cinco meses, sentía que había defraudado a los que la apoyaban en su profesión, y por comentarios de la gente que no eran positivos.

“El embarazo de Emma sí me pegó muy feo, yo iba a pelear por el Campeonato Nacional; iba más avanzada, más centrada, pasé deprimida cinco meses, al final de cuentas me sentía triste, decepcionada, sentía que había decepcionado a varias personas.

“Eso me afectó sicológicamente, no le hablé a nadie; físicamente me sentía mal, de todo lo que había tirado, tenía un equipo, y al final de cuentas yo fui la que no hizo las cosas bien”.

Después de un año de tener a su hija Emma comentó que regresó con más fuerzas, y más centrada.

Ahora coordina sus tiempos para darles la atención que ellos necesitan, sin descuidar sus entrenamientos.

Se levanta a las 5:00 horas, lleva a su hijo a la escuela que entra a las 7:40 horas, a las 8:00 ella tiene que estar en su trabajo como asistente dental.

Alas 14:00 horas recoge a su hijo, de las 14:30 a las 16:30 entrena. Después por su hija a la estancia infantil, y se va a su casa a hacer las labores del hogar.

Esas actividades, aunque son parte de su vida, le mermaron en su preparación por el título Minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo ante la mexiquense Silvia Torres (18-0-1), con quien perdió.

“Siento presión cuando casi toda mi preparación la realizo sola, eso fue lo que pasó en la pelea anterior, no me coordiné para dar un 100% en el entrenamiento, por más veces que te hagas la fuerte, estás cansada y no rindes igual”, manifestó.

Para este 10 de mayo Brenda dedicó unas palabras a las madres que trabajan.

“Felicitarlas a cada una de ellas por el trabajo que hacemos por nuestros hijos, muchas personas critican, nos llaman mamás luchonas, pero para mí no son luchonas, son unas guerreras”, concluyó.

La próxima pelea de “La Bonita” será el 1 de junio en Tijuana.

Multifacética
Sus dos pequeños siguen siendo su fuerza y motor, a pesar del cansancio, el reto al que se enfrenta ahora es dedicarles ese tiempo que ahora ellos le exigen.

“No quiero descuidar tanto a los niños, en el sentido de que yo esté cansada, así como me doy tiempo de hacer las cosas durante el día, a veces le quedo mal, sin embargo, siempre se lo compenso”.

Otra faceta que también tiene Brenda es la de fotógrafa y maquillista.

“Soy una persona super hiperactiva, siempre me ha gustado tomar fotografías, y por eso decidí estudiarlo, lo complemento con maquillaje profesional que también lo estudié, son cosas que hago no muy seguido”.
En esta nota
  • Brenda Flores
  • boxeadora
  • Día De Las Madres

Comentarios