No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Bacatete

ZEE: Historia de una muerte anunciada

Breve ha sido la historia de las Zonas Económicas Estratégicas (ZEE), creadas por la pasada administración Federal, bajo el amparo de Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, en junio del 2016.

Por José Luis Contreras

Breve ha sido la historia de las Zonas Económicas Estratégicas (ZEE), creadas por la pasada administración Federal, bajo el amparo de Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, en junio del 2016, con el objetivo fundamental el Impulsar el crecimiento económico sostenible de algunas regiones del país que registran altos niveles de pobreza a fin de reducir esta mediante la creación de empleos y  oportunidades productivas para la población asentada en esas regiones económicas.

Ya en este espacio a principios de año mencionaba el riesgo de la desaparición de las ZEE,  a raíz de un pronunciamiento  del Coordinador o encargado por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para el programa de Zonas Económicas Especiales (ZEE), Rafael Marín Mollinedo, quien afirmaba que se estaba analizando la desaparición de este proyecto.

El principal argumento  que en ese tiempo  presenta Rafael Marín el Coordinador de las ZEE, es que las siete Zonas Económicas Estratégicas que se definieron, están compitiendo entre sí y los esfuerzos se pulverizan, porque estas regiones están dispersas en diferentes zonas del país. Eso le ha afectado al SAT, según sus palabras porque le dificulta su tributación y esta se ha visto mermada. Su principal argumento es que Siete ZEE, son muchas y estas deberían de concentrarse en dos, apoyándose en recomendaciones del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

¿Acaso no es justamente el principio de la Política Pública, impulsar el desarrollo de las diferentes regiones económicas, evitando la concentración, para despresurizar los grandes centros urbanos del país? ¿No es acaso la premisa, que plantea el presidente López Obrador, cuando habla de construir las cortinas de desarrollo económico para poder arraigar mediante la oferta de mejores condiciones de vida para la población en esas zonas económicas y evitar la  migración de Sur a Norte?

Pues bien, el día de ayer se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el Decreto mediante el cual se cancelan las ZEE de Puerto de Chiapas, Coatzacoalcos, de Lázaro Cárdenas-La Unión, de Progreso, de Salina Cruz, de Campeche y de Tabasco.

Se argumenta y no sin razón, que desde sus declaratorias de Zonas Económicas Estratégicas, no han podido operar  por la ausencia de los permisos debido a que no han cumplido con los requisitos legales y que las entidades y los municipios no han realizado inversiones públicas productivas y de equipamiento urbano para el desarrollo de esas zona y sus áreas de influencia.

Por esa razón ahora se maneja como una reorientación al modelo de desarrollo regional del país,  considerando para ello el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que incluye tres grandes obras regionales: el Tren Maya, el Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec y el Programa Zona Libre de la Frontera Norte. Queda claro que el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas son los proyectos del presidente.

Considero oportuno mencionar, que hay que revisar los mecanismos de implementación de  Nuevos proyectos y Zonas Económicas Estratégicas, pero para darles mayor viabilidad, creando condiciones para que operen con el propósito de generar desarrollo económico de la región. Y uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan, son la ausencia de Estado de Derecho, que permita seguridad a la población y a las instituciones, tanto públicas, como privadas.

El modelo de Zona Económica en la  frontera ha funcionado a pesar de las disposiciones erráticas de política pública. Es importante que estemos atentos y que una disposición u ocurrencia, sin análisis de la situación que se vive en la frontera, no se sume a la serie de obstáculos que el desarrollo económico de nuestra región está enfrentando.

*- El autor es economista de profesión, fue presidente del Colegio Estatal de Economistas y vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas.

Comentarios