No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

“Venden” a Tijuana… otra vez

Tal parece que las “concesiones” son la panacea de las administraciones públicas de la época actual en México, todo empezó –más o menos- en el sexenio de Carlos Salinas

Por Alfredo Alvarez

Tal parece que las “concesiones” son la panacea de las administraciones públicas de la época actual en México, todo empezó –más o menos- en el sexenio de Carlos Salinas, donde un montón de empresas del gobierno fueron vendidas a particulares, las críticas no se hicieron esperar y años después se hizo muy popular que diversos servicios públicos que el estado otorgaba a la población, fuesen delegados a empresas privadas a cambio de una buena ganancia.

Hoy en día, los servicios públicos están siendo acaparados por la iniciativa privada, ¿qué tiene de malo?, quizá nada o quizá todo; pues una de las responsabilidades del Estado es que tenga capacidad para brindar los servicios para los que les fue conferida la responsabilidad, al admitir que es incapaz de brindar dichos servicios, entonces le encarga esto a empresas particulares quienes hacen contratos con diversas garantías a su favor.

Con el paso de los años, siempre se ha comentado que al momento de negociar tales concesiones, tanto representantes de los gobiernos en turno, como cabilderos políticos, obtienen jugosas comisiones (casi siempre en lo oscurito), pues las empresas aseguran ingresos millonarios durante años, casi siempre por décadas, es un buen negocio ¿no les parece?

Durante la última sesión de cabildo, los ediles integrantes del XXIII Ayuntamiento de Tijuana aprobaron una propuesta presentada al vapor en donde se concesiona “el servicio de cobro de Infracciones Digitales de tránsito vehicular mediante dispositivos móviles”, en resumen, los oficiales de tránsito tendrán terminales para cobrar con tarjeta en el momento que te levanta una infracción por haber violado el reglamento en la materia.

El argumento, según las mismas autoridades municipales, es que cada mes los oficiales levantan multas de tránsito por el orden de los 14 millones de pesos, pero solo se lograba cobrar un millón del total mensual, ahora, afirman, con el servicio concesionado se lograrán cobrar multas que en total representarían un ingreso mensual de 21 millones de pesos.

Se comenta también que la empresa ganadora de la concesión (la cual dicen que ya tiene nombre y apellido), ganará un 20% de la recaudación lograda, es decir, tendrán ingresos superiores a cuatro millones de pesos mensuales –según las mismas estimaciones municipales-, anualmente estaríamos hablando que los “ganones” lograrían unos 50 millones de pesos para su bolsillo, la concesión es a 10 años, en total, si esta no se modifica, la empresa que tenga el título estará superando los 500 millones de pesos en ganancias, ¡es un excelente negocio!, no obstante, el porcentaje que gane la empresa podría ser más del 20 por ciento.

Lo único que tendrá que aportar la compañía “afortunada”, son 160 equipos inalámbricos que tengan la capacidad de cobrar mediante tarjeta bancaria, equipos que estén conectados al sistema municipal de multas y tengan la capacidad de expedir recibos, es prácticamente una terminal bancaria solo que con un sistema de software un poco más complejo, con esos 160 equipos, hay quienes asegurarán un mínimo de 500 millones a lo largo de 10 años. ¡Es el negocio de su vida!

Ahora saben el por qué las concesiones son la panacea de los políticos del presente siglo, no tengo dudas, quien logre asegurar estos ingresos, estará muy agradecido con los señores ediles que propusieron y permitieron garantizarle ganancias tan extraordinarias a cambio de 160 terminales bancarias un poquito más sofisticadas. 

*El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico, además dirige la página www.alfredoalvarez.mx.

Comentarios