Tendencias
Cintilla de tendencias

Cruce fronterizo

Homicidios Tijuana

Impuesto predial

Clima Tijuana

Desaparecidos en Tijuana


Casillero

Veda opositora, ¿se justifica?

“Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego.” León Tolstoi 

Por Ignacio Calderón Tena

En las últimas fechas hemos visto una lucha encarnizada en el Congreso de Unión para evitar que pasen algunas reformas, especialmente constitucionales, que el partido del presidente López Obrador pretende llevar a cabo y que los partidos de oposición no están de acuerdo en su implementación.

Este movimiento nace desde el momento en que asume el poder el actual presidente, tiempo en el cual, la presencia en el congreso federal le daba la posibilidad, sumando a sus aliados, de realizar cualquier tipo de reforma, incluida las constitucionales que como sabemos requieren de una mayoría calificada para ser aprobadas.

En tal virtud, en el partido MORENA privó la soberbia de considerarse invencibles y por lo tanto desdeñaron las propuestas de la oposición, lo cual hubiera sido una señal de cortesía política que en todo órgano colegiado siempre impera si lo que se quiere es llevar la fiesta en paz y armonía.

Al llegar las elecciones de medio tiempo en el 2021, finalmente se dio lo impensable, la oposición se logró unir en un bloque opositor que incluyó tanto al PRI, como al PAN y al PRD y permitió escamotearle varios escaños al otrora invencible MORENA, con lo cual perdió la mayoría calificada de que gozaba en la Cámara de Diputados y con ello perder la posibilidad de realizar las ansiadas reformas constitucionales que tanto buscaba el presidente López Obrador, ya sea en materia electoral al transformar la estructura del INE o incluso tocar al Poder Judicial.

Frente a esta nueva realidad, las relaciones se han tensado. Por un lado, el bloque opositor ha festinado a todo lo alto su nueva fuerza y por el otro, el partido oficialista ha buscado a toda costa torpedear la alianza cooptando a sus integrantes, ya sea con dádivas o canonjías, pero también con amenazas.

El caso es que el bloque opositor lleva varios meses manejando lo que se ha llamado como una veda opositora que no es otra cosa que oponerse a todo tipo de reforma de gran calado que sea presentada, no por el bien de México, sino para aboyar al barco de MORENA y su líder natural.

Frente a ello, el gobierno en turno ha lanzado varios obuses cargados que han hecho blanco en la figura del PRI, ya sea dañando la maltrecha y sucia imagen de su presidente o comprando a algunos de sus diputados para presentar reformas que hagan naufragar la reforma, como el reciente caso de la presentada en el sentido de buscar que la Guardia Nacional pueda seguir en las calles durante varios años más. El bloque opositor, en lugar de reagruparse ha decidido desconocer al presidente del PRI y por lo tanto pareciera que esa alianza alguna vez llamada “Va por México”, se está desmoronando, mientras MORENA se frota los manos sabedores que, con ello, les dejan libre el camino para las ansiadas reformas constitucionales que tanto han buscado.

Todos los partidos deberán pensar en México antes de pensar en sus venganzas. Por lo pronto, México estará a merced de los intereses mezquinos de uno y otro grupo que no buscan el bienestar del país, sino unirse para que la contraparte no avance, aunque en el camino se paralice al país.

Comentarios