No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De historia y algo más

Vacuna

Según la OMS se entiende por vacuna “cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos”.

Por Jaime Navarro

Según la OMS se entiende por vacuna “cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos”.

Los anticuerpos son sustancias generadas por nuestro cuerpo que están relacionadas con la inmunidad. Esto es, son una de las armas defensivas del mismo, frente a las agresiones de agentes externos, como, por ejemplo, los virus y bacterias causantes de enfermedades.

La historia de las vacunas comienza con el empleo de los chinos de la inoculación de la viruela (o variolización) alrededor del año 1000 D.C., según consta en textos como “El tratamiento correcto de la viruela» atribuido a una monja budista que vivió durante el reinado de Jen Tsung (1022 a 1063) También se practicaba en África y en Turquía, antes de extenderse hacia Europa y América.

En Europa no hubo conocimiento de la variolización hasta 1721, fecha en la que Lady Mary Wortley la introdujo tras su regreso de Constantinopla. Desde allí, la práctica de la variolización se extendió a partir de mediados del siglo XVIII, al resto de Europa.

La palabra fue acuñada por el médico y biólogo británico Edward Jenner. A finales del siglo XVIII la viruela era una plaga muy temida en Europa y América, puesto que causaba una gran mortalidad y no existía tratamiento contra ella.

La única manera de prevenirla consistía en inyectar a un sujeto sano materia infectada procedente de un paciente con un ataque leve de viruela, con la esperanza de que ese sujeto sano desarrollase también la forma leve de la enfermedad y después ya quedase protegido frente a ella. Sin embargo, frecuentemente las cosas no eran así y el individuo sano fallecía de viruela.

Jenner observó que era frecuente que las personas que se dedicaban a la ordeña de vacas tuvieran en las manos unas pústulas de carácter benigno cuando estaban en continuo contacto con vacas, que padecían una enfermedad llamada viruela de las vacas o variola vaccina en latín. Jenner observo que estas personas quedaban a salvo de enfermar de viruela común.

Es decir, se hacían inmunes. Jenner decidió probar esta observación y tuvo la idea de inocular a una persona sana con la viruela de las vacas para conferirle inmunidad frente a la peligrosa epidemia. Jenner envió un informe a la Royal Society de Londres, pero ésta lo rechazó. Los científicos de la época, e incluso la Asociación Médica de Londres, se opusieron al tratamiento de Jenner y, en muchas ocasiones realizaron críticas violentas e injuriosas. Incluso la iglesia predicaba que la vacuna era una acción anticristiana.

En 1885, Louis Pasteur administró la vacuna de la rabia a Joseph Meister, un niño de nueve años de edad. Pese al éxito obtenido, el experimento provocó una gran conmoción en la comunidad científica, que veía con horror la introducción deliberada de un microorganismo mortal en el cuerpo humano.

Existen vacunas para la difteria, el cólera, la tuberculosis, la fiebre amarilla, la poliomielitis, el sarampión, la rubeola y la hepatitis B, entre otras. El 8 de mayo de 1980 la OMS declaró oficialmente erradicada la viruela. Fue la primera vez que se lograba eliminar una enfermedad de la faz de la Tierra. La pandemia actual de Covid 19 cada día está teniendo efectos desastrosos en el mundo, tanto del punto de vista de contagios y muertes como económicos.

La vacuna para este mal es urgente. En nuestro país existen comunidades que no aceptan que sus hijos sean vacunados, la ignorancia de la gente que además es manipulada a creer que la enfermedad no existe, causara muchas muertes, si continuamos así, nunca saldremos de esta pandemia aunque haya vacuna.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios