No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Ideas verticales

Uniforme

Participé en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Utilicé dos uniformes, uno verde y uno blanco. En mi casa no tengo ninguno de los dos, y eso no me hace ni mejor ni peor mexicano. ¡¡¡Paremos con el barato patrioterismo carajo!!! -Luis García Postigo

Por Jorge Gutiérrez Topete

Participé en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Utilicé dos uniformes, uno verde y uno blanco. En mi casa no tengo ninguno de los dos, y eso no me hace ni mejor ni peor mexicano. ¡¡¡Paremos con el barato patrioterismo carajo!!! -Luis García Postigo

Las benditas redes sociales sacrificaron a nuestras representantes de softbol olímpico, cuando las boxeadoras mexicanas Brianda Tamara Cruz y Esmeralda Falcón denunciaron a través de sus redes sociales que el equipo de softbol femenil nacional abandonó la villa olímpica y dejó en la basura sus uniformes.

Cabe señalar, que el equipo representante de nuestra nación, después de tres largos meses de concentración y varios partidos jugados, logró un honroso cuarto lugar al perder en cerrado partido por 3 carreras a 2 ante el seleccionado canadiense, quienes obtuvieron la medalla de bronce. También hay que decir, que todas las chicas del equipo mexicano son residentes de los Estados Unidos de América y fueron invitadas a participar en la justa representando a México; catorce de ellas son nacidas en EUA, pero por su ascendencia mexicana se les permitió participar en las olimpiadas por México. De hecho, sólo una jugadora de las quince nació en México, pero muy joven se mudó a EUA. Hay que tomar también en cuenta, que la mayoría de estas chicas se hicieron competitivas en el softbol organizado de los Estados Unidos y llegaron a los niveles de competencia mas altos a nivel colegial. Incluso, para la mayoría de ellas, su esfuerzo y talento permitió que lograran becas en universidades como San Diego State, Michigan, LSU, Kentucky, Texas A&M, North Carolina State, Utah, Cal Poly y Sacramento State. Nada mal para unas chicas descendientes de mexicanos.

Ante este hecho, el presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla, declaró que “El tema de los uniformes de estancia en la Villa olímpica definitivamente es un tema muy delicado que tendremos que analizar muy a fondo y desde luego expresar nuestra inconformidad por estos acontecimientos. Estamos sumamente indignados porque son uniformes que no solo tienen los colores de México, sino nuestra insignia nacional, que es la bandera de nuestro país”. Muchos otros deportistas que han representado a México en justas internacionales se sumaron a la “indignación” y algunos cuantos, como el futbolista y comentarista Luis García Postigo, se han encargado de poner en perspectiva la valía de dichos uniformes.

Respecto a la Federación Mexicana de Softbol, ofrecieron hacer una investigación y dieron una explicación respecto al hecho, aclarando que los uniformes olvidados en Tokio son los uniformes de estancia y no los de competencia, que son los que los deportistas utilizan fuera de competencia mientras están concentrados y dejó muy claro que ya tenían mucho tiempo de uso tras una larga concentración y que fueron abandonados ya que necesitaban

Es mi opinión, que representar a México habiendo nacido en él o en el extranjero, debe ser un orgullo para cualquier deportista. Me queda claro que no hubo mala intención de parte de nuestras representantes y que en la cancha representaban a nuestro país aun cuando la mayoría de ellas no hablan ya nuestro idioma. Estas chicas no están en Estados Unidos por mera casualidad. Son una fiel representación de todo lo que han logrado nuestros paisanos al emigrar al norte por la falta de oportunidades en nuestro país.

Así como cada mes nuestro presidente celebra las cuantiosas remesas que nuestros paisanos envían a sus familias en nuestro país, celebremos también a los mexicanos y mexicanas que han encontrado en el país vecino del norte las oportunidades para realizarse y destacarse como deportistas, artistas o profesionistas, poniendo en alto el nombre de nuestro país y nuestra raza. Celebremos su éxito, que también es nuestro.

* El autor es arquitecto tijuanense, pro ciudades compactas.

Comentarios