No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De historia y algo más

Telefonía

Dentro de la gran cantidad de artefactos que el ser humano ha  construido, el teléfono como ninguno, pudo hacer tanto por mejorar sus condiciones de vida... 

Por Jaime Navarro

Dentro de la gran cantidad de artefactos que el ser humano ha  construido, el teléfono como ninguno, pudo hacer tanto por mejorar sus condiciones de vida, ha salvado vidas, ha permitido que a diario nos podamos comunicar con nuestros seres queridos, que se hagan miles de transacciones comerciales y ha permitido que las personas se acerquen unas a otras.

La historia del teléfono es bien singular porque hasta no hace mucho tiempo dábamos como inventor de este artefacto a Alexander Graham Bell, pero había una controversia, porque en forma simultánea había estado en la discordia por la patente, Elisha Gray,  parece que en dos sitios distintos y sin contacto  estas dos personas inventaron el mismo aparato, aunque para agregarle más dramatismo, ya existía alguien que había experimentado con el teléfono en su casa para aliviar las penas de su mujer, Antonio Meucci a quien el Congreso de Estados Unidos el 11 de junio del 2002 le reconoció formalmente como el inventor del teléfono.

Tal como lo han afirmado por décadas los libros de texto en Italia, el inventor italiano Antonio Meucci es el verdadero inventor del teléfono. En 1860 el invento de Meucci fue publicado en un periódico para la comunidad italiana que circulaba en New York y para 1862 ya tenía más de treinta modelos de su “teletrofono” y había instalado unos en su casa, para facilitar la comunicación con su esposa que padecía de artritis y difícilmente podía desplazarse. Con el fin de recolectar dinero para materiales, Meucci vendía sus prototipos a $6 dólares. Pero no le fue posible conseguir $250 dólares para patentar su “Telégrafo Parlante”.

Lo único que pudo hacer con el dinero que tenía, fue dejar una notificación de patente pendiente renovable a un año y tristemente tres años después, no consiguió $10 dólares para renovarla. Pensando en un patrocinador o en una gran compañía que comprara su invento.

Meucci envió un prototipo mejorado con planos, documentos y todos los detalles técnicos a Western Unión Telegraph Company, pero nunca fue posible arreglar una reunión con tan ocupados ejecutivos. En 1874, en vista de la falta de interés regresó a las oficinas reclamando el material dejado y curiosamente le contestaron que se había perdido. Dos años después, Alexander Graham Bell, quien había compartido un laboratorio con Meucci por largo tiempo, llenó la forma de la patente del teléfono, se convirtió en una celebridad y logró un fabuloso contrato con la Western Union.

Ya en el presente estos aparatos de comunicaciones móviles han revolucionado el modo en que usamos el teléfono, permitiéndonos hacer cosas que antes eran imposibles de realizar si no nos encontrábamos cerca de una computadora. Lamentablemente esta poderosa herramienta de la comunicación se ha convertido en un dispositivo que se utiliza para extorsionar, difamar y provocar accidentes viales. El uso de las llamadas redes sociales como el correo electrónico, Facebook o Twitter son utilizadas por gentes cobardes que se ocultan en el anonimato para difamar, denostar, insultar a mucha gente o difundir noticias falsas.

El uso de los teléfonos celulares cuando la gente se desplaza a pie o en vehículo ha provocado atropellamientos o accidentes de graves consecuencias. Quien iba a pensar que este dispositivo inteligente evolucionaría de tal manera, que ahora es un artefacto del cual la comunicación no se puede pensar de otra manera, a tal grado que es común ver a los papás y a sus hijos compartiendo la mesa en una comida o en una cena sin comunicarse entre ellos, pero haciéndolo con amigos distantes o en estos tiempos de pandemia tener la facilidad de poder tener clases en línea.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios