No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Termómetro mental

Tecnología médica

Anticipo meses de gran incertidumbre. El ambiente está cargado de riesgos y temores.

Por Ricardo Menéndez

Anticipo meses de gran incertidumbre. El ambiente está cargado de riesgos y temores. La lista es larga, destaco saber que casi una tercera parte de adultos mayores de Baja California rechazan vacunarse, más fácil y rápido vacunarse como lo ha sido estos últimos días, imposible.

Hoy saludé a un fraterno amigo en la Toscana, Italia, es adulto mayor, 71 años, tiene una válvula de cerdo en el corazón y le da la batalla al cáncer de próstata. Lo veo muy bien de salud considerando lo que enfrenta, pues me dijo que no se anotó para vacunarse.

Me alarmé cuando lo escuché y caí en cuenta que no podía mostrarle mucho mi preocupación ya que con su mujer discuten eso diariamente. Su argumento es que él se cuida, es un hombre inteligente, pero se pasa de listo cuando me dice que él quisiera la vacuna tradicional y solamente se pondría ¨la china o la rusa¨.

No confía en las vacunas de última generación que le ofrecen. Teme hagan cambios permanentes dañinos al cuerpo estas recientes tecnologías. En Europa ha renacido el new age, el apetito por “lo natural”, los pone paranoicos la tecnología médica, acá son otros mitos.

Que se usan células madre, chips, un daño que a la larga esto y aquello. Que es el mismo virus muerto el que te están poniendo, sí, es así con SinoVac y su CoronaVac, y funciona muy bien, pero da miedo la idea. La arrogancia, la hipocondría y la ignorancia determinan argumentos así, pura infodemia.

Se oyen voces de que puede llegar acá la tercera ola que tiene paralizada a Italia estos días, como dice AMLO, que nos agarre vacunados. Al mismo tiempo los actos de barbarie y de delincuencia callejera aumentan, la inseguridad impera sobre un esfuerzo gubernamental que no llega a nuestra calle. Ni enlistar el tipo de barbaridades que son noticia nacional o local cotidiana.

Nos estamos quedando en el aire al desarticular el mecanismo mayor de la corrupción manteniéndose el de la calle, era un engranaje con el que estaba acostumbrado a vivir el país, se retira el mecanismo y aún no se articula uno que aterrice en la ciudadanía directamente.

Agreguemos la inquietud electoral. Sobre nuestros candidatos, sin comentarios, pero no abonan mucho para salir de esto. La frontera se agota, se complica, una incertidumbre que no se puede sostener. Cada quien haría cinco o seis opciones como causa de ansiedad colectiva, habría tres o más en común.

Por lo pronto a resolver el riesgo de que tantas personas se nieguen a ser vacunadas. Mayo puede ser el mes del “murió por no vacunarse”, sería inmoral e imperdonable.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios