No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas #SomosToros

Se va y se fue

El estadio Chevron es de los parques “incómodos” para los equipos visitantes que buscan volarse la barda.

Por Armando Esquivel

El estadio Chevron es de los parques “incómodos” para los equipos visitantes que buscan volarse la barda.

Mucho tiene que ver la ubicación del inmueble, pero en el caso del coso de la Colonia Capistrano, creo que el pitcheo de Toros de Tijuana fue el factor más importante para conseguir que los rivales mantuvieran la pelota dentro del parque.

En la temporada 2019, los bateadores visitantes solo pudieron despachar 53 pelotas sobre las bardas, cifra que solo fue superada por los 49 que permitieron los lanzadores de Olmecas de Tabasco en el estadio Centenario y los 28 que recibió el pitcheo de Leones de Yucatán.

Es de todos conocido que en el caso particular de Villahermosa, Tabasco, el estadio Centenario es un “cementerio” para los cañoneros y así lo ha sido por décadas, ya que la pelota se “muere” en el húmedo aire tabasqueño.

Y en Yucatán, el estadio Kukulcán también tiene esa característica, aunque no al nivel de Tabasco, sin embargo, en la campaña 2019 se combinó el parque con un  soberbio cuerpo de abridores para apenas tolerar los 28 estacazos de los conjuntos rivales.

En Tijuana la pelota vuela y una muestra de eso son los 86 bombazos que disparó Toros de Tijuana en el estadio Chevron, sin embargo, el pitcheo toleró solo 53, dejando la suma total en 139, para ubicarse en la posición doce.

Los “bureles” como locales fueron sextos en casa con sus 86 jonrones, mientras que Saraperos de Saltillo fue el líder de bombazos en casa con sus 108 en el estadio Francisco I. Madero.

¿Cuál es el parque en el que se conectaron más cuadrangulares en 2019?

El Alberto Romo Chávez, casa de Rieleros de Aguascalientes, donde se dispararon 216 estacazos de vuelta entera, 102 de los locales y 114 de los visitantes.

El “andén” ya tiene fama de que es una “pista de despegue” para las pelotas Franklin o Rawling, ya que “jala parejo”.

En segundo lugar se ubicó el estadio Monclova con 186 tablazos, 96 de los Acereros y noventa de la visita, mientras que en tercero terminó el estadio Eduardo Vasconcelos de Guerreros de Oaxaca con 184 bambinazos.

Luego viene el estadio Hermanos Serdán de Pericos de Puebla con 183, el Francisco I. Madero de Saraperos de Saltillo con 180 y el Domingo Santana de Bravos de León con 154.

¿Cuál fue el equipo que conectó menos cuadrangulares en su propio estadio durante el 2019?

Olmecas de Tabasco con apenas 24 en toda la campaña.

En la campaña 2019 solo seis dispararon más cuadrangulares que los que los que recibieron en casa. Toros de Tijuana fue uno de ellos con 85 conectados y 53 recibidos en el estadio Chevron.

Además de los “bureles”, también Saraperos, Acereros, Diablos, Sultanes y Leones.

Los Tecolotes de los Dos Laredos quedaron “tablas” con 76 para ellos y para la visita.

De los nueve que sufrieron en casa al ser bombardeados en casa por los visitantes, el más castigado fue Algodoneros de Unión Laguna, al recibir cien cuadrangulares en el estadio Revolución. Los “guindas” apenas sonaron 52 batazos de vuelta entera

Buen día, es martes; que hoy le vaya bien.

Goodbye Horses!!

Comentarios