No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Agua Caliente

Se va enojado

Comentan que el ex magistrado presidente del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Baja California (TJEBC), Leobardo Loaiza Cervantes, no puede con la frustración de haberse quedado sin “chamba”, luego de que el Senado de la República rechazó que éste repitiera como integrante del órgano jurídico.

Por Agua Caliente

Comentan que el ex magistrado presidente del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Baja California (TJEBC), Leobardo Loaiza Cervantes, no puede con la frustración de haberse quedado sin “chamba”, luego de que el Senado de la República rechazó que éste repitiera como integrante del órgano jurídico.

Se sabe que el argumento principal de los legisladores fue su desempeño como magistrado, a quien le tocó ser ponente en varios asuntos polémicos, para acabar corregido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPFJ), quitándole el prestigio que ostentaba dentro del derecho electoral.

Un ejemplo se dio cuando Loaiza Cervantes pretendió modificar las candidaturas del Partido Acción Nacional (PAN) para las alcaldías en 2019, por lo que el blanquiazul impugnó ante el TEPFJ, que acabó “corrigiéndole la plana”.

En el mismo sentido, el ex magistrado, que inició su carrera como ayudante de un presidente del Comité Municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tijuana, fue el autor de una desastrosa sentencia que la Suprema Corte de Justicia de la Nación calificó como “un fraude a la Constitución”, por lo que se puede decir que ya nadie confía en él.

Dicen que desilusionado por no seguir en el cómodo cargo público, en días pasados se apersonó en el órgano jurídico estatal para realizar la entrega-recepción de la presidencia que ostentó, sólo para enterarse de la noticia de que su lamentable gestión dejó a la institución “sin un peso” para enfrentar un complicado 2021, ya que cuando supo que había sido rechazado omitió enviar el presupuesto al Congreso de Baja California.

Ese solo acto sepultó todo respeto por él y por su carrera como magistrado, debido a que demostró que su frustración lo hace tomar decisiones que pueden representar atentados contra la ley y contra la democracia.

En su reciente visita a la oficina que fuera la fuente de sus ingresos, dicen que Loaiza no perdió oportunidad para sembrar incidía entre los empleados del TJEBC acusando a algunos de ellos de “parcialidad” a favor de un partido político, por lo que quienes fueron víctimas de esa calumnia evalúan presentar una denuncia ante el Senado de la República en contra del amargado personaje.

Abrirán oficina de honor y justicia

El que hace unas semanas presentó su informe semestral fue el síndico de Mexicali, Héctor Israel Ceseña, quien el lunes inaugurará las nuevas oficinas de la Comisión de Honor y Justicia del Ayuntamiento de Mexicali.

Dicen que dicho espacio será un sitio especializado para indagar y sancionar a los policías que son denunciados ante sindicatura ante alguna queja o ilegalidad que se les pueda acreditar.

Para el evento se espera la asistencia de personalidades como la alcaldesa Marina del Pilar Ávila Olmedo, la Secretaría de la Honestidad, Vicenta Espinosa; el Fiscal Electoral, Carlos Barbosa; así como el Fiscal Regional, Pedro Mendívil.

Al interior del gobierno municipal, así como en otras esferas de gobierno se ha comentado con buenos ojos el papel desempeñado por Héctor Ceseña, puesto que históricamente la figura del Síndico se había asociado como un comparsa del Alcalde o un ente que busca “extorsionar” al munícipe en turno, sin embargo, dicen que en su caso ha habido imparcialidad.

Comentarios