No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Apuntes

Que más queda

Con la suspensión de la actividad deportiva, casi toda, amateur y profesional, solo queda apuntar de las cosas de las que hemos sido testigo a través de los años que andamos en esto.

Por Ángel González

Con la suspensión de la actividad deportiva, casi toda, amateur y profesional, solo queda apuntar de las cosas de las que hemos sido testigo a través de los años que andamos en esto.

Pero antes, una pregunta seria.

Los periodistas, que más bien parecen fans de los Xolos de Tijuana, ¿qué harán ahora que suspendió acciones el futbol mexicano de Primera División, la Liga MX?

Ese ha sido su trabajo desde que el equipo ascendió a la máxima categoría, ir a los entrenamientos y platicar con los jugadores que la directiva quiere que sean entrevistados, además de asistir a los partidos.

No creemos que hayan cambiado mucho las cosas, ya que así era no hace tanto tiempo.

Pero vamos a lo que apuntaremos en esta entrega, que serán los comodatos de las instalaciones deportivas.

Hace días, el presidente municipal de Tijuana, Arturo González Cruz, entregó el campo que se localiza en la Unidad Deportiva Infantil Benito Juárez, en la Zona Norte.

Le metió billetes el ayuntamiento al campito, uno de los que tiene en Tijuana la Liga Guaycura.

El otro está en la colonia Independencia, en la unidad deportiva que nació con el nombre de Rafael Casillas Hernández, el pelotero, que sigue residiendo en esa zona.

Casillas Hernández, el Zurdo, ocupó en varias ocasiones la silla principal de la Dirección Deportiva Municipal y hasta fue regidor, claro, encabezando la Comisión de Deportes, que esta gestión tiene a Yolanda García Bañuelos como titular.

Tal vez la actual directiva de la Liga Guaycura desconozca o a lo mejor sí saben, que el Gobierno del Estado les entregó en comodato ambas instalaciones, por muchos años.

Fue durante la gestión de Xicoténcatl Leyva Mortera como gobernador constitucional de Baja California y Aurelio Calva Flores, como director de Asuntos Deportivos.

Eso quiere decir que esos campitos, que están en instalaciones controladas por el Ayuntamiento, son independientes y si encuentran el documento, se darán cuenta que los directivos pueden hacer todo lo que deseen, sin pedir autorización a nadie.

En ese mismo caso está el Campo Centenario, de la Unidad Deportiva Tijuana, que por muchos años ha sido la casa de la Liga de Softbol Municipal Varonil y Femenil de Tijuana.

Pero el comodato, expedido en los tiempos que Federico Valdés Martínez presidió el Ayuntamiento de Tijuana, salió a nombre del Círculo de Cronistas Deportivos de Tijuana y si no estamos equivocados, fue por 99 años.

A pesar de tener los cronistas el comodato, sobre ellos estaba un patronato, que tenía la última palabra en todo lo que ahí se decidía y que nunca aportaron nada, al menos así fue cuando por cuatro años nos tocó presidir la Liga Municipal de Softbol.

Campo Centenario es el nombre oficial de la instalación, así está en el comodato, aunque después decidieron cambiarlo a Campo Hermanos Pacheco, lo que no sucedió oficialmente, ya que hay que llevar un proceso para hacerlo ante las autoridades correspondientes.

Ese fue un homenaje a la familia de la colonia Libertad, muy destacada en beisbol y softbol, Pepe y Mario, que ya no están con nosotros, Tony, Ritchie y Javier.

Por cierto, Pepe también jugó basquetbol, nos tocó verlo en la cancha de la escuela primaria que está a un lado de la Catedral de Guadalupe, defendiendo los colores de Zapaterías BBB, que seguramente patrocinaban los hermanos Díaz Orozco, uno de ellos Heliodoro, el Magnate, que fue timonel de Cerveceros Tecate, en el beisbol Mayor de la Liga Amateur de Tijuana, que tenía a Pepe como uno de sus estelares en la alineación.

Por hoy, el espacio se ha terminado para los Apuntes, que hasta aquí llegan… por hoy.

Comentarios