No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La verdad sea dicha

Qué bonita familia

Las fuertes diferencias entre el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano y el secretario de Hacienda del Estado, Adalberto González Higuera traen de cabeza a la actual administración estatal dirigida (no coordinada, ni liderada) por el gobernador, Jaime Bonilla.

Por Rosa María Méndez Fierros

Las fuertes diferencias entre el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano y el secretario de Hacienda del Estado, Adalberto González Higuera traen de cabeza a la actual administración estatal dirigida (no coordinada, ni liderada) por el gobernador, Jaime Bonilla.

Los enfrentamientos entre ambos grupos ya generaron dos bajas, la secretaria de Bienestar y el oficial mayor.

"El secretario de Hacienda está engallado, le ha dado fuertes golpes a Amador y va sobre él", nos comentó una fuente cercana al gobierno estatal.

Y no tardamos en darnos cuenta de esto, en una entrevista publicada por la colega Mireya Cuéllar, la secretaria de la Honestidad, Vicenta Espinoza, afirmó que recibieron denuncias contra Amador y el secretario de Economía Sustentable, Mario Escobedo, quienes, ella supone, deberán dejar su cargo.

Los morenistas se dejarán escuchar, luego del vocerío interno en donde se acusan de actos de corrupción de manera mutua.

Y dirán: Ahora sí se destituye a los acusados de actos ilícitos.

Pero la ventilación de los actos de corrupción entre ambos grupos no los hace menos irregulares. Pensar que si los denuncian o los destituyen es actuar diferente a las administraciones panistas acusadas de corrupción, no hace menos responsables a los de Morena.

Serán realmente diferentes a los panistas, cuando no cometan actos ilícitos, cuando no pidan moches, cuando no simulen licitaciones, cuando no den adjudicaciones directas a los amigos, compadres, o a quienes les apoyaron en campaña.

Serán diferentes cuando los hagan regresar lo que se robaron, o terminen en la cárcel.

Lo que se vive en la administración actual son los juegos del hambre y del hombre, la lucha encarnizada por el poder político y el control económico de las licitaciones.

Como en su tiempo lo hizo el PRI o el PAN.

Los grupos compactos del secretario de Hacienda, en donde se incluye la secretaria de la Honestidad, Vicenta Espinoza, el coordinador de Gabinete, Rodolfo Castro, el fiscal General, Guillermo Ruiz, además del delegado único, Jesús Ruiz Uribe, van duro contra el del secretario General, Amador Rodríguez, donde está el de Economía Sustentable y Desarrollo, Mario Escobedo, la de Infraestructura, Karen Postlethwaite y estaban anteriormente Jesús Núñez y hasta Cynthia Gissel García Soberanes

Pero si de hablar de justicia anticorruptiva se quiere, todos los implicados deberán explicar qué pasa con las empresas encargadas de otorgar los desayunos escolares, o mejor aún, decir cómo es que pudieron empezar con este programa a tres días de iniciada la administración, sin siquiera lanzar la convocatoria para que se registraran las empresas interesadas en entregar estos desayunos, que nos costarán mil millones de pesos al año.

Porque no vemos las publicaciones, los Live de adjudicaciones o la claridad en los mecanismos de designación, además de que cuando menos dos empresas se quejaron, a través de Transparencia, por la designación de las empresas ganadoras.

O que expliquen por qué se permite que empresas cuestionadas en otros estados e incluso en la Federación, sean encargadas de introducir alimentos en los penales de Baja California.

O que se explique por qué se dieron de manera directa los contratos a las empresas encargadas de renovar las placas, licencias de manejo y tarjetas de circulación.

En el laberinto de la vida pública, sus amarres, los grupos de poder, los empresarios que buscan negocios y los funcionarios que pretenden dárselos con “moches”, urge que los ciudadanos sepamos a dónde va nuestro dinero, porque si no paramos exactamente donde estábamos, los mismos corruptos, aunque ahora sean los corruptos denunciados, que no es lo mismo, pero es igual, como dijera Silvio Rodríguez.

La verdad sea dicha.

* La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios