Tendencias
Cintilla de tendencias

Cruce fronterizo

Homicidios Tijuana

Maltrato animal

Clima Tijuana

Desaparecidos en Tijuana


Termómetro mental

Prenden fuego a BC

Inevitable dejar de escribir sobre la criminalidad; le prendieron fuego a Baja California. Se suman territorios sin control gubernamental, desde colonias hasta estados.

Por Ricardo Menéndez

Inevitable dejar de escribir sobre la criminalidad; le prendieron fuego a Baja California. Se suman territorios sin control gubernamental, desde colonias hasta estados. Las acciones masivas de comandos, con vehículos quemados, muertos, tiendas incendiadas en ciudades y pueblos. El terrorismo está siendo la táctica, no son terroristas como aquellos que pretenden dañar en nombre de un ideal, se trata de una verdadera guerra por el territorio de lo criminal, cueste lo que cueste. No hay más ideal que el poder del mercado del crimen, no suele compartirse, sí pelearse. Las actividades criminales están muy diversificadas, la mayoría de los maleantes con gusto cambian de giro si hay más dinero. Vemos acciones burdas y solamente algunas con un poco de planeación y estrategia. Son expertos del modus operandi del crimen. El saber sobre incendios, armas, extorsión, amedrentar, torturar, secuestrar y robar son unos de tantos de sus giros criminales. La capacitación de los criminales se inicia participando en situaciones de extrema crueldad, la inteligencia y nivel de psicopatía determinará quien es el jefe. Empiezan alrededor de los dieciséis años de edad y después de los cuarenta la mayoría están escondidos, encarcelados o muertos. Es fácil ingresar a un cartel, difícil salir. Nuestras prisiones son la reproducción del mundo de afuera mediante una larga cadena de corrupción, aparte de aislarlos, no se puede esperar ninguna rehabilitación como ventaja del encarcelamiento. Qué los expertos me indiquen cómo va a funcionar la guardia nacional con una mentalidad militar, ¿acaso habrá enfrentamientos con las policías? Además del patrullaje y retenes, necesitamos un trabajo de inteligencia realmente al servicio inmediato de la víctima. ¿Quién será el valiente que se proponga limpiar de policías corruptos? ¿Quién será el líder en el sistema judicial que lo vigile y sancione? No se ven en el escenario, es el paso que tendría que poder dar el siguiente gobierno si quiere repetir el éxito popular. Es una guerra atomizada, esparcida en todo el territorio, incendiándose las plazas que están en disputa. El futuro verá con horror e incredulidad los videos mexicanos de las torturas y muertes. En algún momento de la posteridad dirán que fue la época más terrible, durará decenas de años, ya llevamos más de dos. El crimen causa más pobreza, pero no necesariamente la pobreza es la única que produce criminales. También es un problema cultural, hay que reconocer que la corrupción es parte del imaginario colectivo, aunque sea como víctimas. No hay que hablar tanto de la bondad del pueblo, no hay pueblos buenos o malos, simplemente hay demasiados sujetos malos en el nuestro, a sus anchas, se jactan, desfilan. Vaya manera de orquestarse a lo largo y ancho del estado, un paso más a la decadencia.

*El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios