No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Palabra por palabra

‘Parásitos’

Si gusta, puede acompañar la lectura de este artículo con unas palomitas y su bebida favorita, mientras le proyecto mis comentarios sobre unos singulares parásitos coreanos que se comieron los Óscar en la reciente entrega hollywoodense.

Por Miguel Ángel Lino

Si gusta, puede acompañar la lectura de este artículo con unas palomitas y su bebida favorita, mientras le proyecto mis comentarios sobre unos singulares parásitos coreanos que se comieron los Óscar en la reciente entrega hollywoodense.

Como avance, le confieso que la película en cartelera digital me impactó. Ya que empieza como una hilarante comedia para convertirse en un estrujante drama que te corta la respiración. Sin duda: Parásitos “te carcome”.

Si no la ha visto, no le voy a revelar la trama. Porque es de muy mal gusto practicar el “spoiler” anticipando que el chofer es el asesino. ¡Ay!, creo que ya metí la pata. No me haga caso. Vea Parásitos y júzguela conforme a su criterio de aficionado o cinéfilo consumado.

Ahora bien, mi cineasta de cabecera (de quien tengo el privilegio de ser su padre) me dio su versión que de inmediato encuadré como verosímil: “Los miembros de la Académicos premiaron la película más que por sus méritos en pantalla (que los tiene); por ir en contra de Netflix”, plataforma de estreno y exhibición de El Irlandés.

¡Ándale! Tiene sentido, las plataformas digitales (que ahora también son productoras) les están quitando espectadores a los cines. Según la revista Forbes la asistencia a los cinematógrafos disminuyó el año pasado en un 2% en los Estados Unidos y más del 10 en nuestro país.

Aunado a que, en México el precio del boleto más el consumo en la dulcería son prohibitivos para muchos, sobre todo cuando se quiere llevar a toda la familia.

Otro comentario de mi cineasta favorito fue: “Parásitos es una película de corte americano por la narrativa, realización y ritmo”. De hecho, el coreano Bong Joon-ho, director de Parásitos, se manifestó estudioso fanático del cine de Martin Scorsese.

Lástima que el mexicano Rodrigo Prieto no ganara por la fotografía de El Irlandés en la noche de los premios Óscar (“Óscares” no, ¡por favor!), aunque 1917 era mera favorita.

LA PALABRA DE HOY: PARÁSITO

Palabra de origen griego que pasó al latín como 'parasitus' que significaba comensal. Así, sin sentido peyorativo. Pero que, con el tiempo, el concepto parásito tomó la acepción de “colado o gorrón”, porque comía y bebía sin ser invitado.

Claro está que, en el mundo de la botánica y la zoología, un parásito es un animal que come de o a costa de otro animal. Conozco varios bípedos.

EN EL CIBERESPACIO: “FILMS IN FILMS”

“Las películas dentro de las películas”, sitio vía Internet en donde comentan cinéfilos y realizadores, del que cito:

“Cineastas como Scorsese, De Palma, Bogdanovich, Spielberg y Coppola pertenecen a la primera generación de “connoisseurs” (conocedores de arte) que lograron trabajar en Hollywood y, aparte de sus innovaciones en el ámbito cinematográfico, también intentaron expresar su cinefilia a partir de numerosas referencias, tanto visuales como en el guión”.

Continúa la cita: “…el caso más obvio es Woody Allen, que utiliza películas del cine clásico como un instrumento narrativo muy sutil. También sucede con Pedro Almodóvar: cada película que aparece en su cine está cuidadosamente seleccionada”.

“El cine se alimenta del cine”, tal y como ahora lo hizo Bong Joon-ho, director de Parásitos.

Comentarios