Tendencias

Covid-19

Homicidios Tijuana

Garita de San Ysidro

Clima Tijuana

Ayuntamiento de Tijuana

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Apuntes

Otra de uniformes

Cuando los peloteros que juegan para Culiacán en el béisbol invernal de la Liga Mexicana del Pacífico, parte del roster del seleccionado azteca, posaron con una camiseta de los Tomateros en la sede olímpica, hubo reacciones de las autoridades deportivas del más alto nivel.

Por Ángel González

Cuando los peloteros que juegan para Culiacán en el béisbol invernal de la Liga Mexicana del Pacífico, parte del roster del seleccionado azteca, posaron con una camiseta de los Tomateros en la sede olímpica, hubo reacciones de las autoridades deportivas del más alto nivel.

Los acusaron de romper los códigos del olimpismo, que fue una falta de respeto y hasta pudieran enfrentar demandas, por parte del Comité Olímpico Internacional y del Comité Olímpico Mexicano.

Héctor Ley López, presidente de los Tomateros, apoyó a sus peloteros y en su momento declaró que el club se hará cargo de las demandas, en caso de que las haya, sin importar cuanto les cueste.

Ahora arman un escándalo por los uniformes que las seleccionadas de softbol dejaron en la basura al salir de la Villa Olímpica y regresar a Estados Unidos, que es su hogar.

Rolando Guerrero, presidente de la Federación Mexicana de Softbol salió en defensa de las peloteras, que prefirieron tirar a la basura los uniformes y traerse sus implementos de juego.

Mejor se hubiera quedado callado el directivo, que prometió investigar quienes son las dueñas de esos uniformes y ya no llamarlas nuevamente a la selección mexicana, como castigo.

Por cierto, el softbol femenil ya no estará en Paris, sede de los Juegos Olímpicos en el 2024, pero si hay Juegos Centroamericanos y del Caribe, así como Juegos Panamericanos.

Guantes y bats pueden conseguirse en cualquier momento, pero uniformes que utilizaron en Juegos Olímpicos, no, que no tenían la bandera de México, por cierto, como en la vestimenta de otros deportes. Por más sangre mexicana que corra por sus venas, los gringos tienen otra mentalidad o pudiera ser que seguían enojadas por haber caído ante el seleccionado de Canadá en el juego donde estuvo de por medio la medalla de bronce.

O también prefirieron tirar los uniformes a la basura y hacer espacio en las maletas para las colchas y almohadas que sustrajeron de la Villa Olímpico, como recuerdo, suponemos.

De esto nadie se hubiese enterado, si las boxeadoras Brianda Cruz y Esmeralda Falcón, que fueron quienes compartieron las fotos con los uniformes en la basura, no las hayan subido a las redes.

Un mexicano completo, nacido y criado en el país, piensa diferente en lo que se refiere a los uniformes y ahí les van unos ejemplos con gente del rumbo.

Aunque Luis García, el Viejito, el mejor pitcher que ha dado el béisbol amateur de México, nunca asistió a Juegos Olímpicos, guardaba como un tesoro los uniformes que utilizó en Juegos Centroamericanos y Juegos Panamericanos como lanzador estelar del seleccionado nacional.

Mario Victoria Velázquez, maestro de educación física, a quien veíamos seguido en los eventos callejeros de atletismo, cuando eran presenciales, en contadas ocasiones, las muy especiales, usa unos sacos que le proporcionaron cuando fungió como juez en Juegos Olímpicos. Eso fue en 1968 y el maestro Victoria los luce con mucho orgullo, como debe de ser.

Enriqueta Basilio, la atleta mexicalense, primera mujer en encender el pebetero de unos Juegos Olímpicos, los mismos de 1968, celebrados en México, guardó desde entonces la antorcha con la que subió los escalones, portando la flama olímpica.

También tenía guardados el short y la camiseta que utilizó en la ceremonia protocolaria, aunque eran totalmente blancos, sin ningún escudo, pero parte de la historia olímpica.

Ya no hay más espacio para los Apuntes, que hasta aquí llegan…por hoy, hay que seguir cuidándonos, no importa si estamos vacunados, usando cubreboca y gel antebacterial, además de guardar la distancia y los renuentes, los que se creen inmunes, quédense en casa.

Comentarios