No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Piensa

Ofensiva o defensiva, ¿qué juegas?

El éxito es muchas veces catalizador para el fracaso, como bien afirma Greg McKeown, al estudiar lo ocurrido en muchas empresas, como puede ser el caso de Blockbuster, Sears, Kodak, por mencionar algunas.

Por Octavio Ballesteros

El éxito es muchas veces catalizador para el fracaso, como bien afirma Greg McKeown, al estudiar lo ocurrido en muchas empresas, como puede ser el caso de Blockbuster, Sears, Kodak, por mencionar algunas.
¿Qué se puede hacer para evitar esto, tanto a nivel personal como de una organización? Tienes que jugar a la ofensiva, esto es buscar constantemente evolucionar, crecer. El ser humano está hecho para expandirse constantemente, no para llegar a cierto punto y ahí detenerse. El síndrome del “retiro” es muy peligroso en este sentido.


Un ejemplo
Si eres aficionado a Netflix, hay un documental que lleva por título Chef’s Table, donde se presentan los trabajos de grandes Chefs del mundo. Hay uno que llama mucho la atención, es el caso de Gaggan Annand, considerado el chef número uno en Asia. Espontáneamente y sin aviso alguno cambia drásticamente todo su menú, incluso siendo su restaurant todo un éxito rotundo. No le importa, lo que no deja Annand es de innovar. ¿Cuántos de nosotros seríamos capaces de hacer esto?

Creatividad
Salir adelante en el mundo actual requiere que constantemente busquemos el modo de hacer mejor las cosas o hacer cosas diferente, y esto solo se logra teniendo constantemente nuevos objetivos, y sobre todo aprendiendo cosas nuevas.
¿Cómo le podemos hacer para empezar si yo no soy Bill Gates ni Steve Jobs, ni me apellido Servitje o Zambrano? Muy sencillo, empieza por hacer cosas pequeñas que empiezan a tener en el largo plazo gran impacto. Ejemplo de salud: tienes una vida muy sedentaria, empieza a caminar dos veces por semana, esto te llevará a a empezar a levantarte temprano (si lo haces por la mañana), y te llevará a pensar en la posibilidad de comer más sano. Te sentirás mejor al tener una mejor condición física, y esto te motivará a incrementar cantidad de ejercicio, serás más creativo, aumentará tu confianza en ti mismo, y como consecuencia más feliz contigo mismo. Todo por un pequeño cambio en tu vida. Estimado lector, creo que vale la pena estar en modo “ofensivo”, ¿cómo lo demostramos? Cuando tenemos un plan de vida que nos permite levantarnos todos los días a hacer algo productivo. Caso contrario ya empezaste el modo “defensivo”. “Take care” como dicen nuestros primos del norte.


*- El autor es socio del Despacho Ballesteros y asociados.
 

Comentarios