GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Ley Antitabaco

Homicidios Tijuana

Migración en Tijuana

Clima Tijuana

Desaparecidos en Tijuana


Termómetro Mental

Odio

Para Marx la lucha de clases es un conflicto que alimenta el progreso político y social. Después de preguntarme como psiquiatra y como psicoanalista sobre la psicodinamia del odio a AMLO.

Por Ricardo Menéndez

Para Marx la lucha de clases es un conflicto que alimenta el progreso político y social. Después de preguntarme como psiquiatra y como psicoanalista sobre la psicodinamia del odio a AMLO, llegué a una respuesta desde lo social. Empiezo por el final, concluí que en esencia el odio a AMLO es un producto de la lucha de clases, una expresión en las formas de pensamiento colectivo o ideología. No puedo negar la cruz de mi parroquia por años de estudios marxistas en la UNAM, la UAM y la ENAH, trataré de no parecer dogmático. Inicié la búsqueda de la respuesta en la psicología del odio, finalmente el odio ha sido el alimento de grandes revoluciones, también de guerras. He vivido el sentimiento colectivo a varios presidentes, me tocó, por viejo, ver la transición de aplauso al presidente López Mateos, al odio y miedo a Díaz Ordaz. Echeverría fue el primero en recibir continuas burlas y chistes, a partir de él todos tuvieron más chistes que odio, hasta que llegó AMLO. La idea del peligro para México persiste, el peligro alimenta el odio. Que llegue un presidente que se proponga transparencia y recorte a la corrupción movió intereses anclados en décadas, incluso en los niveles más altos, AMLO limpió de corrupción solamente el primer escalón, el de arriba, algo es algo. Recientemente se le ha visto interesado en deslindarse de la izquierda tradicional y declararse humanista, amable con los empresarios. Sin embargo, su persona genera emociones intensas, del amor al odio. Más ruido hace el odio que el halago, unos pocos millones pueden inundar de expresiones de odio y generar mucho entusiasmo en sus pares, y enojo a aquellos que apoyan la 4T. La extraordinaria marcha de AMLO quedará como una imagen irrepetible, fugaz, una constancia de admiración popular. Escalofriante fue saber que durante la marcha una tendencia fue Aburto, el asesinato es la máxima expresión del odio. Los mensajes de odio en las redes continuarán siendo un mecanismo de defensa por aquellos que se sienten afectados negativamente por sus políticas, en esencia son mensajes entre pares. En los bots abunda el odio que pretende contaminar. Las sociedades suelen dividirse mediante otredad, ver a otro grupo como alguien distinto, toda mentalidad fuera del grupo resulta peligrosa. La sociedad dividida en clases sigue siendo algo irrefutable, un antes y un después de Marx, como lo hizo en su momento Darwin o Freud. Si sientes que tus intereses son afectados, fácilmente reaccionarás con odio. La genialidad de AMLO fue exponerlos, sobre todo a las figuras públicas o populares, con los empresarios es más cauteloso, sortea la exacerbada lucha de clases mediante el diálogo sin ninguna expropiación. Al final resulta el mexicano más odiado.

Comentarios