No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Quietud del movimiento

Nuevos liderazgos

El manejo fracasado de esta pandemia por ciertos países, entre los cuales se encuentran Brasil, México y Estados Unidos, contrasta con el hábil manejo por otros, como son Alemania, Nueva Zelanda y Taiwán.

Por Roberto Quijano Luna

El manejo fracasado de esta pandemia por ciertos países, entre los cuales se encuentran Brasil, México y Estados Unidos, contrasta con el hábil manejo por otros, como son Alemania, Nueva Zelanda y Taiwán.

Los primeros tienen en común que son liderados por hombres (Bolsonaro, AMLO y Trump), los segundos por mujeres (Merkel, Ardern y Tsai). Indudablemente, el tener mujeres al frente de un país no es garantía de éxito en el manejo de una crisis, países como Austria, Australia y Japón son dirigidos por hombres y han tenido un buen manejo de la actual pandemia. Por ende, no es tanto los resultados que ofrecen estos países sino la visión de cómo podrían ser los nuevos liderazgos en el futuro.

Un elemento que define un tipo de liderazgo es la forma en que se toman decisiones. En el caso de Bolsonaro, AMLO y Trump su forma de tomar decisiones es autoritaria, centralizada, vertical, improvisada y sin evidencia. La imagen del hombre fuerte que sabe lo que hace es una imagen anticuada que funcionaba mediáticamente cuando no se tenía acceso a tanta información. Hoy, el líder que toma decisiones sin evidencia y sin consultar queda evidenciado como un completo idiota. Prueba de ello son las constantes declaraciones de esto tres líderes masculinos que aseguran tener la pandemia controlada cuando en realidad empeora cada día más. Es curioso que estos tres presidentes se rehúsan a utilizar un cubrebocas. Su objetivo es proyectar esta imagen de fortaleza y hombría, lo que quizá no se dan cuenta es que comunican una falta de solidaridad con la población afectada y evidencian su testarudez.

Por otro lado, se encuentran estas tres lideresas (Merkel, Ardern y Tsai). Ninguna se caracteriza por su afán protagónico o por hacer declaraciones grandilocuentes. Al contrario, ellas se caracterizan por su forma prudente de manejar la crisis y al momento de tomar decisiones, las cuales son consultadas con expertos, dejando a un lado egos personales. Particularmente, el caso de Angela Merkel es fascinante. La canciller alemana es doctora en química cuántica; por ende, como científica está plenamente consciente de la importancia de tener evidencia al momento de tomar decisiones. Por eso sorprendió al declarar que la actual pandemia era la crisis más seria en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. Si Merkel lo dice, esto es cosa seria.

Según un muestreo de 21 países realizado por The New York Times, aquellos liderados por hombres sufrieron en promedio 214 muertes de coronavirus por cada millón de habitantes, mientras que aquellos liderados por mujeres registraron 36 muertes por cada millón de habitantes. Una diferencia abrumadora.

Todo manejo de crisis debe representar una oportunidad para evaluar las decisiones tomadas. Aquellas tomadas por Merkel, Ardern y Tsai tuvieron comprobados mejores resultados que aquellas tomadas por Bolsonaro, AMLO y Trump (aunque les duela en su ego masculino). Por eso vale la pena estudiar el caso de otros países para incorporar sus mejores prácticas en la toma de decisiones y darle oportunidad a nuevos liderazgos.

No sé ustedes, pero a mí la imagen del macho entrón al estilo cowboy que quieren proyectar Bolsonaro, AMLO y Trump me parece patética.

* El autor es abogado y estudiante de maestría en administración y políticas públicas.

Comentarios