No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Águilas y serpientes

No hagas cosas buenas que parezcan malas

Como todo en esta vida, las cosas tienen varios puntos de vista, incluyendo los positivos, los negativos y sus puntos intermedios.

Por Rafael Liceaga

Como todo en esta vida, las cosas tienen varios puntos de vista, incluyendo los positivos, los negativos y sus puntos intermedios. Cualquier persona sensata, tiene que darse cuenta de ello y actuar con prudencia. No se puede andar por la vida pensando que las cosas deben de ser como uno quiere, enfadándonos si no son así, discrepando de los que opinan diferente, y aferrándonos a tener la razón tan tajante como sea nuestra inmadurez.

Voy a referirme a los asuntos del nuevo gobierno federal y de los que van saliendo del nuevo partido político de “moda”, que buenos, malos, y “sepa”, se han ido presentando y causando controversias, la mayoría agrias, por culpa del desacierto de fanáticos y contrarios.

De las primeras cosas que han causado opiniones diversas, es que todo lo que se le ha denunciado al Presidente de la República, especialmente en sus conferencias “mañaneras”, pocos temas han sido aceptados. La mayoría de las veces se defiende a quien se demanda y hasta de ahí salió el dicho que ya traen varios en boca y en memes de “yo tengo otros datos”. La política general sería no descalificar y averiguar. Si se van a hacer las cosas bien, porque tenemos la promesa de que así se harán, entonces salen sobrando posturas lapidarias de descrédito, que pueden convertirse en confrontación. No por defender algún sistema o a alguien, debe de dejarse la impresión de intolerancia. Y eso, hablando del presidente. En círculos de menor influencia, digamos estados y municipios, a eso de “tener otros datos”, se le agregan conductas de algunas personas que lo dicen con altivez y hasta arrogancia. Dichos como los de “los de Morena somos mejores”, o “nosotros fuimos los que ganamos”, o “nosotros ya no somos corruptos, los demás sí”, salen sobrando en una “República amorosa”. Por lo tanto, si es realidad que van a hacer caso a lo que dice el Presidente de la República, entonces “no hagan cosas buenas que parecen malas”. Deben modificarse actitudes.

Con relación al gabinete, los opositores decían que era un gabinete malo, con viejitos y no tan buenos. Pero resulta que cada vez que renuncia uno, las voces de esa oposición salen con que “se fue uno de los mejores” y “que era muy capaz”. De ahí que hay que ser sensatos en lo que se dice ¿Por fin? ¿Eran buenos? ¿Eran malos? No se puede ser tan mentiroso según se ajuste a lo que cada cual quiere. Para no caer en cosas buenas que parecen malas.

Y ese último tema cuestionable del cambio de dos a cinco años del periodo del gobernador. Lo he dicho siempre: Dos se me hacen pocos si el gobierno es bueno. Cinco se me hacen muchos si el gobierno es malo. Pero ya había algo pactado que ahora se modificó. ¿Qué procede? Será una batalla legal de los de a favor contra los de en contra. Cosas que ya crearon confusión por hacer “cosas buenas que parecen malas”.

* El autor es asesor administrativo, presidente de Tijuana Opina y coordinador de Tijuana en Movimiento.

Comentarios