No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Tecleado

No decir la verdad es mentir

Los políticos mexicanos, de cualquier color, son expertos en decir mentiras para ocultar la verdad. Maquillan sus discursos para que las situaciones se vean bonitas, aunque la realidad diste mucho de sus emotivas palabras.

Por Cosme Collignon

Los políticos mexicanos, de cualquier color, son expertos en decir mentiras para ocultar la verdad. Maquillan sus discursos para que las situaciones se vean bonitas, aunque la realidad diste mucho de sus emotivas palabras.

Vienen y van presidentes, discursos larguísimos escuchábamos en tiempos pasados, una oratoria extraordinaria hay que reconocerles, pero al final de cuentas mentían.

Un ejemplo, en 1982, el entonces presidente de México, José López Portillo, durante la Cuarta Reunión de la República celebrada en el Hospicio Cabañas de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, hizo alarde de todas sus herramientas verbales para decir, ante  los poderes de la República, los ciudadanos y periodistas que cubríamos la reunión, que defendería el peso como un perro; semanas después se devaluó.

Otro mal logrado presidente fue Miguel de la Madrid Hurtado, quien tenía una frase que usó en campaña pero que jamás aplicó, “Renovación Moral de la Sociedad”, la corrupción creció, nuestro peso se devaluó tanto que a final de su sexenio todos los mexicanos ganábamos cientos de miles de pesos, inclusive millones y dejó como heredero a otro mentiroso y maligno, Carlos Salinas de Gortari, quien, para Andrés Manuel López Obrador, inició el reinado de los conservadores en el país, hundiendo más en la pobreza a millones de mexicanos.

A Ernesto Zedillo le explotó la crisis en sus manos a finales de diciembre de 1984, a unos días de haber asumido el cargo de Presidente de la República, había que rescatar a los empresarios y se inventó el Fobaproa, que todavía lo estamos pagando, se crearon figuras financieras como UDIS, y te hacían bolas en la televisión con ejemplos de naranjas que a final de cuentas no había en los bancos prestamos en pesos solo en UDIS, acababas pagando una fortuna o perdiendo tu carro o casa, según para lo que lo hubieras necesitado

Vicente Fox pasó seis años bajo la sombra de su mujer, Martha Sahagún, quien no perdió tiempo para favorecer a sus cachorros, la esperanza de un cambio en México no se dio, Vicente Fox hablaba de un avance en el país que no existía, las tepocatas y víboras prietas se multiplicaron.

Calderón realmente siguió el modelo neoliberal impuesto por Salinas y frenó muchas iniciativas que le fueron presentadas, como restaurar la Zona Libre en Baja California, tal vez lo recuerde Mario Escobedo Carignan, principal promotor. Su guerra contra el narco falló, hay quienes dicen que únicamente podó la planta y creció más.

De Enrique Peña, pues ni hablar, sus reformas estructurales todo un fracaso, ya quitaron algunas, pero él feliz con su güera paseándose por el mundo, protegido por el propio López Obrador quien no ha denunciado ningún acto de corrupción ante la Fiscalía cometido por Peña.

Finalmente, Andrés Manuel López Obrador, quien no ha dicho la verdad, no vivimos en Baja California una auténtica ZONA LIBRE, hay quienes cobran el IVA al 8 y otros al 16 por ciento; no todos pagan el 20 por ciento de IVA; los asesinatos no han bajado. También habló del huachicol, se roban 400 millones de gasolina al día, una cantidad superior a lo recabado para los pobres en la subasta de casas, autos y joyas realizadas con bombo y platillo por el gobierno federal y todavía le cambia de pareja a Benito Juárez al decir, en su mañanera, que se había casado con Carmelita Romero Rubio y no con Margarita Maza, porque Carmelita fue esposa de Porfirio Díaz. No mentir, no robar, no traicionar.

* El autor es periodista independiente.

Comentarios