No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Termómetro mental

Negación

¿Por qué hay quien niega la existencia del coronavirus? O que, si existe, debe ser un engaño o recurso para ciertos fines malévolos.

Por Ricardo Menéndez

¿Por qué hay quien niega la existencia del coronavirus? O que, si existe, debe ser un engaño o recurso para ciertos fines malévolos. Bill Gates, la industria farmacéutica, las antenas transmisoras, la fumigación u otros son responsables, desplazando así algo siniestro hacia algo conocido. Es más fácil enfrentar un enemigo accesible, un humano responsable de la pandemia. Un virus, algo que evoca a los monstruos del cine, esos que no se ven y cuando aparecen amenazan de muerte. Muerte de uno o muerte del prójimo. Un virus, algo entre vivo y “no vivo”, qué mejor definición de un monstruo de ciencia ficción. Las evidencias científicas son evadidas por una explicación menos amenazante, más humana. La denegación, sicoanalíticamente es algo distinto que la negación, para fines de esta columna no entraré en eso y pueden ser sinónimos. Negar, denegar, es un mecanismo de defensa característico de la mente humana. El coronavirus, algo que genera impotencia y miedo a una muerte de alguien cercano a uno o, la más angustiante, la propia. Eso se evita imaginando un grupo de humanos diabólicos manejando esto para sus intereses. Medio año llevamos atrapados en la pandemia y es la fecha que mucha gente, pululan por la red, niegan la realidad del “Covid”, ya familiarmente lo escribimos así. Un nombre de algo no humano. Una entidad que nos está ganando la partida. Que nos transformó la forma de vivir de la noche a la mañana, estamos en una especie de sueño donde somos protagonistas de una serie donde hay una batalla mundial contra una pandemia. La realidad superó la ficción. Asumirlo como un engaño tiene como consecuencia reaccionar de forma inadecuada a la emergencia sanitaria. En Chiapas un hospital no quería entregar a sus familiares el cuerpo de una víctima de Covid. Se activó la certeza colectiva de un complot del gobierno, la fumigación para evitar el dengue se vivió como una intención de esparcir el coronavirus a los habitantes. Fue vandalizado hasta el hospital donde podrían atenderse si se enfermaran. La falta de educación es terreno fértil para estas negaciones de la realidad mediante los mitos del Covid, pero todo cerebro, más allá de la condición socioeducativa, es propenso al pensamiento mágico ante lo misterioso o insoportable. La negación reapareció en el lenguaje sicológico con la tanatología. La negación es una fase del duelo, como cuando se pierde a un ser con el que se tiene muchísima interacción amorosa, puede ser que se niegue la muerte y por momentos sentimos que no hay esa realidad. Sí, también estamos en duelo y en negación. Estamos en transición entre la sorpresa y la desesperación ante el deterioro por aislamiento. Disipar las noticias falsas en forma de mitos Covid es fundamental.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios