No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Tecleado

Mira de reojo a la historia Beatriz

Han pasado dos años del triunfo de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México y precisamente hace dos años, su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller declaró: “Efectivamente: no seré primera dama de México. Ya antes he dado mis razones.

Por Cosme Collignon

Han pasado dos años del triunfo de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México y precisamente hace dos años, su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller declaró: “Efectivamente: no seré primera dama de México. Ya antes he dado mis razones. Por lo tanto, tampoco la presidente honoraria del DIF ni de ninguna otra institución pública federal, estatal o municipal”. Entonces ¿qué hará por México? “Estaré para servir a México en todo lo que pueda. En su momento, les platicaré de algunas contribuciones específicas que me gustaría llevar a cabo. De lo que sí estoy segura es de que seguiré siendo profesora universitaria, investigadora y escritora. Y lo más importante: mamá de Jesús Ernesto y esposa de #Yasabesquien” publicaba en sus redes sociales.

Sin embargo, esta semana, en redes sociales una persona cuestiona a Beatriz Gutiérrez, a través de un tuit le pregunta ¿cuándo atendería personalmente a los padres de los niños con cáncer? Como respuesta: “No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos”.

Por supuesto que llovieron críticas al grado que quitó su tuit ya que los padres y niños con cáncer tienen un año batallando por conseguir medicamento para su tratamiento. Se le tachó de insensible y muchas cosas más, “deberías ser más empática y humana en su respuesta hacia las madres y padres que tenemos hijos con cáncer”, le escribían en su Twitter.

“Están muy inquisidores los adversarios de mi esposo, ¡por algo será!” publicó Beatriz Gutiérrez Müller en su cuenta de Twitter como respuesta. Pero este exabrupto traspasó fronteras y el New York Times destaca la reacción publicada que también difundió la agencia Reuters.

La presidenta de la Coordinación Nacional Memoria Histórica y Cultural de México también tuiteó “en cuanto a mí, solo expresarles que soy profundamente humana y deseo el bien de todos, ahora y siempre”. Habrá recibido una reprimenda de #Yasabesquien.

A usted que le gusta la historia y que ha renunciado a presidir el DIF quiero recordarle algunas mujeres que lucharon por ayudar a niños y niñas, tan solo pongo unos ejemplos, Eva Sámano Bishop, originaria del estado de Guerrero, de Tierra Caliente, estudió en la Escuela Normal Nacional de Maestros. Se casó con Adolfo López Mateos quien fue presidente de 1958 a 1964.

Como maestra se dio cuenta que cientos de niños acudían a la escuela sin desayunar y muchos tal vez con una comida al día. Impulsó los desayunos escolares, “los niños no deben quedarse sin ir a la escuela y sin recibir su desayuno”. Afianza la Asociación Protectora a la Infancia y en 1961, por decreto presidencial, ese organismo se convirtió en el Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI), al que Carmen Romano de López Portillo cambió por DIF.

Otra esposa de presidente mexicano que renunció al título de Primera Dama, como usted, fue María Esther Zuno de Echeverría, quien prefería le llamaran “compañera” e hizo mucho por niños y mujeres mexicanas. Por cierto, iban a desaparecer al DIF y trasladarían sus funciones a la Secretaría de Salud, según dijo, en 2018, Jorge Alcocer y eso no ha ocurrido. Usted tiene el privilegio de decirle al oído al Presidente que le rasque algo de dinero a sus obras caprichosas y lo destine a compra de medicamentos oncológicos para los niños con cáncer, pero sé que eso no ocurrirá. Lea y entérese de lo que hicieron algunas esposas de presidentes, no todas, la últimas han sido grises. La semana que entra hablaré de algunas “primeras damas”.

* El autor es periodista independiente.

Comentarios