Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

Milei

¿Qué opino como psiquiatra del personaje Milei? Me pregunto. Empiezo por una aclaración personal. Mi abuela paterna era argentina.

¿Qué opino como psiquiatra del personaje Milei? Me pregunto. Empiezo por una aclaración personal. Mi abuela paterna era argentina. Muchos de mis mejores amigos han sido argentinos exiliados, bueno, tengo fotos mías disfrazado de gaucho a los cinco años. Argentina me es querida, familiar y admirada. Tiene el grave problema de una rancia burguesía que permea hasta el Ejército, los argentinos, tienen también, un aire de superioridad, sobre todo comparándose con los latinoamericanos. Años de terribles dictaduras les están aún cobrando la factura. Veo a Milei como un síntoma de la Argentina de hoy, Make Argentina Great Again. Quedaron embelesados por una breve época, hace un siglo, en que destacaron por su calidad de vida, desde hace cincuenta años que es lamentable. Tal es su intensidad como pueblo que han dado el poder a un anarcocapitalista, por primera vez, en la historia mundial. Milei dice lo que muchos argentinos necesitan escuchar, una ruta definida, de cambio radical en la estructura social. Milei decide en solitario, difícilmente escuchará ya que tiene ideas fijas predefinidas y extremas. Ahora entro en el debate sobre si se puede hablar de Asperger en él, yo pienso claramente que sí. Se trata de un síndrome con una férrea resistencia para aceptar un cambio con inflexibilidad en el pensamiento. Lamentablemente este síndrome se incluyó oficialmente en el espectro autista, yo pienso es una entidad distinta. Es alguien que puede perder los estribos por un ruido de fondo, una crítica, de momento está sereno. Su vida personal llama mucho la atención, siempre soltero vive con su perro imaginario y su hermana. Casi nadie entra a su casa, puede llorar cuando habla de Conan y sus clones. Tiene una apariencia y personalidad singular, no es discriminación que su gestualidad, sus patillas setenteras y peinado alborotado llamen la atención, ni que decir de la forma y contenido de su discurso. Se declara como practicante del sexo tántrico y tener un orgasmo por mes, le inventaron una novia en la televisión, no se le conoce ningún amorío. Ante el tema de la pederastia soltó una asquerosa fantasía de un niño untado de vaselina. Fanáticamente está cubriendo los pasos para convertirse al judaísmo y se declara ser presidente por las fuerzas que vienen del cielo (libro de los Macabeos), incondicional de Israel. Sorprende con una brillante inteligencia, prodigio para calcular o memorizar un tema en particular, en él es la creencia libertaria, así se le llama, aunque no libere de nada. Lo siento por la mitad que no votó por él, y por los que más pronto que tarde se darán cuenta que la única locura fue elegirlo. Me recuerda a Mussolini y a Hitler en sus arengas. Los libertarios están de fiesta.

En esta nota