No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

Matrimonio igualitario en BC

Hablar del matrimonio igualitario (es decir, para que personas del mismo sexo puedan casarse), no deja de ser un tema polémico hoy en día, a pesar de estar por empezar la segunda década del siglo XXI.

Por Alfredo Alvarez

Hablar del matrimonio igualitario (es decir, para que personas del mismo sexo puedan casarse), no deja de ser un tema polémico hoy en día, a pesar de estar por empezar la segunda década del siglo XXI, donde los jóvenes ven con total normalidad la homosexualidad, esta aceptación no ha sido del todo normal para el resto, sobre todo en Baja California donde existe una gran parte de la población que aún es conservadora.


Este jueves, en el Congreso del Estado se propuso formalmente la iniciativa para que se legalicen los matrimonios igualitarios en la entidad, es meritorio aclarar que algunas parejas homoparentales ya habían logrado contraer nupcias ante jueces civiles pero con un amparo bajo el brazo, todo a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya había decretado que es legal el que estas parejas se puedan casar en todo el territorio nacional.


La propuesta presentada en el Congreso generó reacciones contrastantes, así como hay un grupo de ciudadanos que están en contra, también existen distintas manifestaciones que están a favor, la propuesta presentada en el Poder Legislativo redunda en una reforma Constitucional para que en el artículo 143 se cambia la letra de “El matrimonio es la unión libre entre un hombre y una mujer”, para quedar: “El matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambas personas se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua, mediante la cohabitación doméstica y sexual. Debe celebrarse ante el Oficial del Registro Civil y con las formalidades que estipule el presente código”.


Más allá de la polémica del “diseño original” o no, más allá de una creencia o dogma religioso, están las leyes que defienden los derechos fundamentales de los seres humanos, anteriormente cuando era imposible la unión legal de dos personas del mismo sexo, existían graves dificultades por ejemplo al momento de comprar una casa, pedir un crédito, procurar el seguro social y en su dado caso, la pensión o la jubilación, incluso el seguro de vida.


Quienes se oponen al matrimonio igualitario están oponiéndose a darle estos derechos a quienes tienen gustos distintos a los suyos, no vivimos en la edad media para perseguir y condenar a aquellos con los que no compartamos ideas o a algunos les asusten éstas, mientras se encuentren dentro del marco de las normas, los ciudadanos pueden hacer lo que gusten y manden.


El amor o la unión de dos personas, es una decisión personal la cual se debe de respetar, o qué sentirían aquellos que se manifiestan en contra de los matrimonios igualitarios si por un capricho de personas que ni conocen, se les obliguen a ellos o a sus hijos casarse con personas que no deseen, solo para cumplir el capricho de una creencia que también es otra decisión personalísima de cada quien.


Indudablemente será un largo camino, se esperan muchas manifestaciones, sin embargo me parece que la propuesta va en el camino correcto y no podemos limitar los derechos de un grupo importante de la sociedad (el cual parece ir cada día en aumento), sólo porque algunos lo ven mal, y como dicen en algunas publicaciones de las redes sociales:


“Si no le gusta el matrimonio homosexual, entonces no se case con un homosexual y listo”. Pero es injustificable transgredir los derechos de un grupo que por siglos ha sido perseguido.

* El autor es periodista con 25 años de carrera. Ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de periodismo y ha sido académico, además dirige el portal www.alfredoalvarez.mx.

Comentarios