No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Agua Caliente

Más cambios en el Ayuntamiento

Sorpresiva resultó la remoción del director de la Policía y Tránsito de Tijuana, Carlos Betancourt Carrillo, anunciada ayer por el Ayuntamiento.

Por Agua Caliente

Sorpresiva resultó la remoción del director de la Policía y Tránsito de Tijuana, Carlos Betancourt Carrillo, anunciada ayer por el Ayuntamiento.

De acuerdo con un comunicado enviado por el Municipio, “en seguimiento a la previamente anunciada rotación de mandos que desde el inicio del actual gobierno municipal comunicó el Secretario de Seguridad, Jorge Alberto Ayón Monsalve, este viernes informan que quien se desempeñó como director de policía y tránsito se releva de sus funciones”.

Sin embargo, por otro lado se dice que la realidad es que el Director fue quitado de su cargo por su relación con los policías municipales que fueron detenidos en Estados Unidos hace unos días, que resulta que eran de todas sus confianzas.

El pasado 31 de enero en Chula Vista fueron arrestados Jesús Torres Estrada y Marco Castillo Quijas, el primero de ellos uno de los hombres de mayor confianza de Betancourt.

Al parecer ambos agentes en activo estaban involucrados en el robo de una vivienda.

Todo indica que Betancourt no fue despedido, sino removido a otra área.

Como encargado de despacho de la dirección General de Policía y Tránsito quedó el oficial Roberto Ignacio Esparza Trujillo.

Pero al parecer ese no será el único cambio, aunque no se hizo un comunicado oficial, trascendió que sale de la titularidad del Instituto Municipal de la Juventud, Javier Maldonado.

Resulta que al parecer al jovencito no se le dio eso de la administración, según comentan se la pasaba en puras relaciones públicas y nada de acción.

Además, dicen que utilizó recursos en un programa de transporte para jóvenes y después pidió ajuste de las partidas, cuando todo tiene un proceso, además de que se trata de algo delicado pues los recursos están etiquetados.

En su lugar, se menciona que entraría Bryan Castillo que está en comunicación digital.

Otro más que también salió es Alejandro Lares Valladares, quien estaba en Enlace Binacional de la Policía, cabe recordar que él fue secretario de Seguridad Pública en la administración de Jorge Astiazarán Orcí.

En este caso, también la versión oficial es que es por rotación que ya tenían contemplada, sin embargo, en radio pasillo se habla de otras versiones como que estaba abusando de sus funciones.

Hay quien dice que usaba el carril de cruce rápido para sus familiares.

Genera dudas propuesta

Esta semana, el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, anunció que el Gobierno del Estado presentará una Ley para castigar penalmente a aquellos sujetos que se encuentren cerca de hechos delictivos y que proporcionen información a los integrantes del crimen organizado, llamada “Ley antihalconeo”.

Quizá esta legislación nueva en el Estado (e implementada medianamente en una veintena de entidades federativas) pudiera parecer que únicamente tiene buenas intenciones y seguramente así será, sin embargo, varios juristas y defensores de derechos humanos recordaron la controversia que existe en este tipo de leyes que se propusieron en otros estados y que de acuerdo a varios criterios atenta contra la libertad de expresión e incluso contra el periodismo.

Debido a diversas ambigüedades tanto en este tipo de leyes donde prácticamente a cualquier persona cerca de un hecho delictivo se le puede acusar como “halcón” la primera pregunta sería ¿qué pasará con los periodistas, sobre todo aquellos que cubren la fuente policíaca?

Pues al momento no se ha dicho que exista una garantía de que los periodistas no puedan ser objeto de algún abuso policiaco pues prácticamente ese es su trabajo, cubrir un hecho noticioso para difundirlo al mundo, dicho trabajo por lo general es remunerado o es su fuente de empleo.

Por el otro lado, también existen suspicacias pues la figura de periodista, reportero o ahora los llamados “comunicadores” e “influencers” se cubren con este manto protector y existen muchas especulaciones sobre todo del lado de los llamados blogueros que se dice que utilizan la fachada de comunicador pero sus intenciones están más cercanas al lado oscuro, lo que también ha despertado la duda de ¿cómo diferenciarlos? Pues quizá muchos halcones se quieran disfrazar de reporteros y con eso también buscar protección.

Por lo pronto, las dudas siguen y existen criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación donde ha declarado inconstitucional buena parte del contenido de estas leyes antihalcones en otros estados, ya veremos si en BC es bien planteada o se convierte en un fracaso más que inició con buenas intenciones pero no se contó con la capacidad de hacerlo.

Comentarios