No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Agua Caliente

Malos números en Tecate

Mucho se podrá decir del “estira y afloje” que se traen entre gobiernos, lo cierto es que los números son fríos y no van inmersos los sentimientos y en números.

Por Agua Caliente

Mucho se podrá decir del “estira y afloje” que se traen entre gobiernos, lo cierto es que los números son fríos y no van inmersos los sentimientos y en números, la alcaldesa de Tecate, Zulema Adams, sale muy mal parada; y es que tanto policías como ciudadanos aún se siguen preguntando por qué existe tanto descuido de la Alcaldesa cuando de dinero se trata.

De acuerdo con los conocedores del tema, en el fondo del Fortaseg, lo que anteriormente se conocía como el Subsemum, para Tecate existía una bolsa de 21 millones de pesos disponibles para ser invertidos en seguridad pública proveniente de los fondos federales.

Sin embargo, se comenta internamente en el Ayuntamiento que los integrantes del Gobierno del pueblo mágico pensaban que solo “era pedir el recurso y este llegaría a la cuenta del banco”, pero no es así, ese fondo federal se logra mediante la presentación de programas preventivos y proyectos, como marcan las reglas de operación.

En fin, a falta de alguien sesudo que les haya enseñado a obtener recursos federales, el gobierno de Zulema Adams únicamente consiguió 9.4 millones del Fortaseg, sin embargo, desde la perspectiva de otros, la falta de preparación del gobierno de Zulema hizo que se perdieran 11.6 millones de fondos federales etiquetados para seguridad.

Hasta el momento, de esos 9.4 mdp, la Federación ha entregado 7.2 y hasta la fecha pocos saben en dónde se ha invertido ese recurso. Muchos se cuestionan en cómo se está gastando, pues se supone que dicho recurso está estrictamente etiquetado para equipamiento e infraestructura de seguridad pública, aunque con el tema del Covid-19 se amplió el rubro para la seguridad sanitaria del personal de seguridad ciudadana.

Pero como quedó demostrado en días pasados, en Tecate a los policías ni siquiera se les ha proveído equipo para el cuidado sanitario, ni unidades, ni chalecos antibalas, ni nada. Del recurso aún se desconoce su destino y como transparencia sigue cerrada y sin laborar, pues ahora sí que parece empezaron antes el año de Hidalgo.

La otra cara

Mientras Baja California sigue en semáforo rojo y muchos negocios siguen detenidos, la crisis económica está haciendo mella en muchos hogares.

Esta pandemia también hizo ver que muchas personas viven al día, no hay ahorros y se depende de los ingresos recientes.

El semáforo sigue en rojo y aun así, aunque esto implica solo actividades esenciales, pues en Tijuana ya abrieron restaurantes, parques públicos y unidades deportivas, eso sí, todos con sus restricciones.

A esta redacción se acercaron personas que trabajan como meseros en bares para comentar que ellos y los que viven del sector, que son muchos, ya llegaron al límite en cuestión económica.

Los meseros, por ejemplo, viven de las propinas y actualmente están en ceros, aunque en algunos casos las empresas los han ayudado con algo.

Difícil decisión será para las autoridades la apertura de este tipo de negocios, que eso sí, no tienen nada de esenciales, pero por otro lado, son el único ingreso para miles de familias.

Algunos negocios puede que sí tengan la capacidad para tomar y llevar a cabo las medidas de sanidad, similares a los restaurantes, sin embargo, otros, por sus espacios, será más difícil.

En San Diego los bares se abrieron hace algunas semanas, así como otros negocios, de manera abrupta, y tuvieron que dar marcha atrás ante tantos contagios.

Comentarios