No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Termómetro mental

Lo que sabemos de Culiacán

Cómo no reflexionar sobre lo sucedido en Culiacán, todos hablamos de eso. Sin ser analista político ni experto en seguridad me atrevo a comentar el efecto que tuvo en mí dicho suceso.

Por Ricardo Menéndez

Cómo no reflexionar sobre lo sucedido en Culiacán, todos hablamos de eso. Sin ser analista político ni experto en seguridad me atrevo a comentar el efecto que tuvo en mí dicho suceso. Empiezo por aportar mi opinión sobre lo que sabemos que sucedió. El gobierno hizo bien en soltar al hijo del Chapo, es un trago muy amargo, pero valiente. Hubiera sido heroico el realizar una batalla campal en la ciudad y tal vez habría aumentado la popularidad del presidente, pero el costo habría sido la ejecución de rehenes reales y potenciales. Tengo entendido que una de las amenazas inmediatas del cártel fue masacrar familiares de militares, además de los soldados secuestrados en el operativo.

Cortar una de las cabezas de la Hidra a cambio de la muerte de decenas de inocentes era mala decisión. En la mitología griega la Hidra de Lerna era un monstruo al que por cada cabeza que se le cortaba le salían dos nuevas, eso sucede cuando atrapan o eliminan a un gran capo. Con el crimen no hay que barrer de arriba para abajo, hay que hacerlo al revés. Este régimen no se ha pavoneado con la captura de capos como solía suceder, no le saca provecho personal. Tachan de falta de seguimiento de protocolo a quien tomó la decisión de atraparlo, quien sabe si esa o esas personas también fueron muy valientes en tomar la decisión de atraparlo al tenerlo ubicado. Ojalá y no los usen de chivos expiatorios.

No me queda claro eso de que les faltaba un papel, una orden para catear el domicilio, eso no pudo haberlos frenado una vez que se habían “aventado”. Los frenó una orden superior que calculó riesgo-beneficio en retener al criminal, y lo que sucedió parece darles la razón. Si la fuerza y capacidad que mostró este cártel, ya liberado “el patrón”, la hubieran dedicado a masacrar uniformados y los suyos hubiera sido algo horrendo, destrozando la moral y el ánimo del país.

Yo admiro la capacidad de calcular esto tan rápido, sabiendo les iba a restar puntos de popularidad. Aparentemente les cayeron más atacantes y mejor pertrechados de lo que calcularon. Parece hubo falta de inteligencia en el sentido de información sobre el potencial del enemigo. Todos quedamos boquiabiertos con tan terrible despliegue de un ejército de criminales. La rapidez, coordinación y estrategia del cártel fue muy superior al de las fuerzas de élite. Haberlo seguido en vivo con Abel Ramírez de MSR noticias en Facebook fue una alucinante y siniestra experiencia. Ojalá y se haga un documental con ese material donde estuvimos codo con codo con los malos mediante su cámara y narración, muy sinaloense.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios