No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Apuntes

Les gusta la mala vida

Varios años, las ligas de Ensenada participaron en los eventos de la Asociación de Ligas de Béisbol de Mexicali, molestos por el proceder del paladín al frente de la pelota de Baja California.

Por Ángel González

Varios años, las ligas de Ensenada participaron en los eventos de la Asociación de Ligas de Béisbol de Mexicali, molestos por el proceder del paladín al frente de la pelota de Baja California.


En esa misma organización estuvo la Liga Amateur de Tijuana, pero inmediatamente dejó la presidencia Raúl Félix Tovar, el circuito rojo regresó al seno de la Asociación Estatal de Béisbol de Baja California.


No es por nada, pero en ALBM se juega un mejor nivel de pelota y así seguirá, aunque dos de las ligas porteñas hayan decidido volver para aguantar al paladín.


La primera en volver a la asociación fue la Liga Municipal y la más reciente fue la Rural, ambas con nuevas directivas.


Cuando andaban en Mexicali, el paladín reconoció a una Liga Rural en Ensenada, como tantas otras que nacen y que significan votos a la hora de las elecciones.
Alguna tendrá que cambiar de nombre o de plano desaparecer del plano beisbolero de Baja California.


ALBM no puede participar en eventos oficiales, por no estar federados y esa pudiera ser una de las razones de la Rural para reingresar a la Asociación Estatal.


De hecho, en el pasado Nacional de Primera Fuerza, el celebrado en San Luis Río Colorado, en Sonora ya habían aceptado la participación de la ALBM, pero finalmente les dijeron que siempre no.


Si el cambio es con la esperanza de participar en un evento nacional, hay que recordarles que el paladín integra a su antojo las selecciones, además de quitar y poner manejadores, según le convenga.


El ejemplo más reciente, despojar de su legítimo derecho de dirigir en el Nacional a Richard Guerrero, que llevó al seleccionado azul de Tijuana Municipal a la conquista del cetro estatal.


El timón se lo dio a Humberto Tovalín, que en el 2018, en San Luis Potosí, acabó con la sequía de títulos nacionales en la máxima categoría para el estado 29.


La decisión de las ligas Municipal y Rural echó a perder un buen torneo, el que promovía Raúl Peña, el Puma, con los mejores conjuntos de la pelota porteña.


Y es que, seguramente, el paladín no permitirá que los equipos de estas ligas se enfrenten a conjuntos que no estén en la pelota federado, como es el caso de la Industrial Comercial.


Lo bueno es que David González Camacho, titular del Instituto del Deporte y la Cultura Física de Baja California, no quita el dedo del renglón y sigue declarando que librará al béisbol de Baja California del paladín.


Los diputados de Baja California, de la anterior legislatura, por falta de tiempo, no pudieron terminar las acciones para sacar al paladín, lo que sólo pueden hacer las ligas, ya que es asociación civil.


Pero pueden retomar el asunto de los apoyos no comprobados, más los intereses, antes de que prescriba el reclamo del gobierno del estado.


Y las ligas pueden, aunque nunca lo harán, por el terror que sienten a la ira del paladín, sacarlo de la presidencia, apegándose al reglamento, ya que ningún dirigente de asociación puede ocupar cargo en el consejo directivo de la Federación Mexicana de Béisbol, como es con este personaje.


Una leída al reglamento de Femebe no les vendría mal a los directivos.


Y también puede ayudar que Edgar González, uno de los hijos del titular del Inde está en la oficina que el Gobierno de México tiene exclusivamente para atender los asuntos del béisbol y algo puede lograr ante la Femebe.


Ya no hay espacio para los Apuntes y aquí le cortamos…por hoy.

Comentarios