No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas #SomosToros

La tristeza de Abel

En su carrera como pelotero, Abel Martínez vivió dos episodios que aún recuerda con tristeza. El segundo de ellos fue su salida de Toros previo a la campaña 2017.

Por Armando Esquivel

En su carrera como pelotero, Abel Martínez vivió dos episodios que aún recuerda con tristeza. El segundo de ellos fue su salida de Toros previo a la campaña 2017.

Pero el primero fue cuando su carrera apenas despuntaba por allá al arrancar el nuevo milenio.

“No se hicieron bien las cosas, fue un capítulo medio triste”, comentó en entrevista distribuida en el podcast “Círculo de Espera Radio”.

Resulta que luego de sus primeros tres años de carrera en LMB con Langosteros de Cancún, el tercera base fue vendido a la organización de Royals de Kansas City y rápido fue enviado a los Indios de Spokane, sucursal de Nivel A.

En la temporada 2000, Martínez registró un gran rendimiento ofensivo en su debut en la pelota profesional de Estados Unidos, al batear para .308 con 76 hits en 62 juegos de la Liga Noroeste.

“Fue una lástima porque me fue muy bien esa temporada que pude jugar allá en Estados Unidos, ya que estuve a punto de quedar campeón bateador; había ahí un récord en la liga de veinte duelos seguidos bateando hit que tenía un jugador estadounidense y yo lo dejé con más de 30 juegos”, recordó.

Y fue una lástima porque esa fue la única temporada que pudo jugar al Norte de la frontera.

Ya nunca volvió.

“Mi papá cada año nos llevaba a pasear a nosotros, entonces él ya nos había sacado pasaportes mexicanos como todos cuando vamos a viajar, pero la organización que me vendió a Estados Unidos me vendió con menos edad y me sacaron un pasaporte, entonces yo tenía ya otro pasaporte y la primera vez que me fui no hubo ningún problema, pude ir pude jugar, pero al próximo año se dieron cuenta de que el pasaporte no coincidía”, explicó.

Se decía que Abel Martínez era material de Grandes Ligas, pero eso es algo que nunca se pudo comprobar.

Si usted es coleccionista de tarjetas de beisbol, existe un recuerdo de esa temporada 2000 con Indios de Spokane y aparece bateando en una edición de ligas menores que todavía puede encontrar a buen precio en eBay, igual y puede conseguir la firma cuando Generales venga al estadio Chevron, ya que Abel Martínez debutará como coach de bateo.

Todo su “coraje” lo desquitó en el beisbol mexicano sobre todo en la LMB donde casi alcanzó la cifra de mil 500 hits.

“Había lanzadores con los que batallaba mucho, como mi compadre Pablo Ortega era un gran pitcher con el que batallaba mucho como él me tiraba, otro fue Gaudencio Aguirre quien en su momento fue de los más difíciles de los que yo enfrenté y batallé mucho con ellos”, aseguró.

El otro lado de la moneda se dio con “Pancho Ponches” a quien el ahora coach de bateo de Generales de Durango le conectó los mejores batazos de su carrera.

“Se va a sentir, pero mucha gente lo sabe y él también y yo creo que al lanzador que más cuadrangulares le bateé en mi carrera fue a Francisco Campos; en su momento hubo una rivalidad, pero al final quedamos como muy buenos amigos”, agregó.

La próxima semana le contaremos de su salida de Toros de Tijuana previo a la campaña 2017.

Cuídese mucho.

Buen día, es martes; que hoy le vaya bien.

¡Goodbye Horses!

Comentarios