No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

La triquiñuela de los panistas

Bien dicen que las leyes se hacen para controlar a los que no están en el poder y limitar a aquellos que logran entrar al selecto club, el caso viene a colación perfectamente con el tema del periodo de la próxima gubernatura, que si bien se ha hablado mucho de ello, poco se ha dicho de una de las cosas que más impacto tuvo en esto.

Por Alfredo Alvarez

Bien dicen que las leyes se hacen para controlar a los que no están en el poder y limitar a aquellos que logran entrar al selecto club, el caso viene a colación perfectamente con el tema del periodo de la próxima gubernatura, que si bien se ha hablado mucho de ello, poco se ha dicho de una de las cosas que más impacto tuvo en esto.


Muchos recordarán que en el 2013 y 2014 el PRI y el PAN presentaron una reforma política para que la siguiente gubernatura (la que viene) fuese de tan solo dos años, se votó en el Congreso y pasó, no se notificó de manera adecuada a los ayuntamientos, no se tuvo una votación favorable de los 3 cabildos necesarios para esta reforma, se utilizó una figura que los “abogángsters” llaman “afirmativa ficta” que usan cuando no reciben una negativa explícita de algo.


Bueno, derivado de esta figura, panistas y priistas se guardaron en la bolsa la reforma preparada para publicar en el momento que ellos lo decidieran, en sí era un claro mensaje en ese entonces en contra de Jorge Hank, quien en el 2013 luego de la derrota de Fernando Castro Trenti, se colocaba como el favorito de convertirse en el próximo gobernador.


Panistas y varios priistas no querían que Hank se postulara por lo que esta reforma fue una dedicatoria para él, algo así como “si se llegase a registrar” aplicarían la reforma, pero tal parece que al señor de las apuestas no le interesó el tema y los artífices de la reforma la dejaron en el bolsillo olvidada, nunca la aplicaron como tal para que fuese algo como tal.


Luego del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en 2018, el nerviosismo del panismo de que la ola de Morena llegara hasta BC en 2019 se mantuvo presente, algún abusado recordó esta reforma muy tarde, puesto que el día que se registró Jaime Bonilla Valdez como candidato a la gubernatura de BC el periodo aún era de cinco años, casualmente un día después de que Bonilla se registró, azules y rojos lograron al fin hacer todos los cambios para que la siguiente gubernatura fuese tan solo de dos, un ajuste hecho sobre las rodillas.


Lo cierto es que Bonilla se registró a una gubernatura por cinco años, un día después “las fuerzas de poder” torcieron las reglas ajustando el periodo de la gubernatura a solo dos años, un juego injusto a todas luces, sin embargo el Gobernador Electo ha sido claro en el caso, se someterá a lo que determine la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Lo que sí ha adelantado Bonilla es que han preparado mucha documentación en donde defiende el por qué él se registró para una gubernatura de 5 años, por lo que se esperan buenos alegatos y argumentos al momento de la defensa, por lo pronto el Tribunal Federal Electoral ya dio un ultimátum al Tribunal en BC para decirle que tiene hasta el 22 de septiembre para que defina el periodo de la gubernatura.


El tiempo se va cerrando más y todo parece indicar que tendremos gobernador de 5 años. Le duela a quien le duela, le pese a quien le pese.

*El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico.

Comentarios