No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Radiactiva

La culpa no es de AMLO

Hablemos las cosas como son, sin rencores y sin ardor. La culpa de esta crisis económica y sanitaria, ¡no es de López Obrador!

Por Jousín Palafox*

Hablemos las cosas como son, sin rencores y sin ardor. La culpa de esta crisis económica y sanitaria, ¡no es de López Obrador! La verdadera culpa es de Fox, Calderón y Peña Nieto, porque gracias a esos criminales, ladrones y voraces mezquinos, más de 30 millones de mexicanos, se vieron obligados, a votar por un hombre que en lugar de cabeza tiene intestinos. “Adiós al aborrecido PRIAN, con AMLO es imposible que nos vaya peor”, decían. E incluso quienes no votamos por ese señor, aceptábamos que en ese argumento había mucho de razón. Sería como pensar que alguna otra tragedia fuera peor que la del terremoto del 85, pues jamás imaginamos en nuestra generación ver algo más devastador, pero henos aquí en plena pandemia del coronavirus. Es por ello que en el momento histórico más crítico para el mundo entero, desde la Segunda Guerra Mundial, nuestro caudillo de la esperanza, el revolucionario incansable, el Che Guevara mexicano, el Bolívar tabasqueño, el nuevo libertador de nuestro pueblo, llegó finalmente al trono presidencial… y entonces ese feroz lobo crítico, se convirtió en un juguetón cachorrito. Sin idea de nada, sin memoria de la historia, sin planes para rescatar a un pueblo enfermo y hambriento, nos dejó peor que como estábamos con Peña Nieto. Nuestro líder supremo es hoy un hombre con mucha boca, pero insensato, sordo y ciego. Un falso mesías, que en lugar de entregar apoyos económicos reales, como han hecho la mayoría de los grandes líderes mundiales, propone préstamos de 25 mil pesitos, para “negocitos”, pero con intereses bajitos. La tragedia sanitaria no es culpa de AMLO, lo reconozco, es culpa de la propia naturaleza o de la humanidad entera y la crisis económica tampoco se le puede adjudicar, pues él nunca demostró en ningún debate, tener capacidad o inteligencia para gobernar. Él no quería transformar, ha demostrado que sólo tenía hambre de ganar. Y gracias a Fox, Fecal y EPN, lo hizo realidad. Tenemos al líder que merecemos en el momento más aterrador, nuestras vidas y carteras estás en las manos de López Obrador. Un líder con el poder político más grande de la historia moderna, que en lugar de acciones atrevidas y ejemplares, se avienta discursos para culpar a los que ya se fueron, de todos nuestros males. En la política es un gigante destacado, con gran astucia y enorme poder, pero ante el timón de nuestro barco es un pigmeo que niega el iceberg que todos podemos ver y navega necio, a toda máquina contra él.

* El autor es graduado de la licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio

Comentarios