No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la red

La corrupción Cespt-Eco Waste

A inicios de la semana el gobernador Jaime Bonilla Valdez evidenció la serie se corruptelas que las administraciones panistas hicieron con la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (Cespt).

Por Alfredo Alvarez

A inicios de la semana el gobernador Jaime Bonilla Valdez evidenció la serie se corruptelas que las administraciones panistas hicieron con la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (Cespt), mejor conocida como la "caja chica" del gobierno en turno, prácticamente -dijo el propio gobernador- donde levantaran una piedra en la Cespt estaba una muestra de la suciedad con la que se manejaba la paraestatal.

En días pasados, en nuestros espacios informativos revelamos que empresas trasnacionales como Coca-Cola o Samsung participaron en estas corruptelas en contubernio con la Cespt, teniendo tomas de agua clandestina y drenajes irregulares, el mismo gobernador Bonilla ha revelado que a la Cespt se le adeudan más de mil millones de pesos por parte de los empresarios que participaban en estas triquiñuelas del robo de agua y desagües clandestinos.

Sin embargo, otro de los grandes temas de corrupción que tiene la Cespt podría observarse en el relleno sanitario del Jibarito, donde se tiene un convenio que firmaron las autoridades panistas de la Cespt con Eco Waste, la empresa que opera el basurero, la paraestatal envía todos los días toneladas de desechos fangosos y estiércol, producto del tratamiento que le dan a las aguas residuales y vierten este fango insalubre en el basurero del Jibarito.

La cosa no es gratis, Eco Waste recibe miles y miles de pesos por dejar que la Cespt arroje estos desechos al basurero, mismos que quedan a la intemperie.

Más allá de que se debe de revisar el contrato que los panistas firmaron entre la Cespt y Eco Waste, es urgente que las autoridades sanitarias revisen la situación del basurero, este mismo jueves decenas de vecinos del lugar realizaron una manifestación donde imploraron a las autoridades cerrar el relleno sanitario.

De acuerdo a los habitantes del lugar, todos los días tienen que soportar el olor a estiércol y basura que se hace insoportable, adicional, la mayoría de los vecinos presentan cuadros infecciosos en el tracto digestivo, piel y vías respiratorias, amén de que cada tanto necesitan acudir al médico porque algún miembro de la familia ya no aguanta los vómitos, diarrea, tos o cualquier otra complicación que viene luego de respirar todo el día el fétido olor.

Ya sea por una cuestión de transparencia y combate a la corrupción dentro de la Cespt, o por una situación de salud y humanidad a favor de los vecinos, es urgente que las autoridades estatales tomen cartas en el asunto sobre la operación del relleno sanitario del Jibarito.

Ayer mismo durante la manifestación, abogados de la iglesia cristiana del padre Albert Rivera, uno de los principales activistas que ha pugnando por la clausura del relleno sanitario, revelaron vídeos que tomaron con un dron que sobrevoló el basurero, gracias a la tecnología se logró apreciar que buena parte de los desechos fangosos que arrojan de la Cespt se vierten cerca de un arroyo que hay en el terreno del basurero y a la intemperie, no se les da un manejo adecuado.

Esto es un foco rojo que debe ser atendido a la brevedad, pues de acuerdo a los mismos vecinos, dicho arroyo desemboca en un río que llega hasta Playas de Tijuana.

Este ha sido otro de los grandes temas que abordó el gobernador Jaime Bonilla recientemente respecto a la Cespt, se comprometió a terminar con el desagüe de aguas negras a las costas para evitar problemas trasnacionales, por lo que seguramente pronto revisarán que el cauce de este arroyo y la fuente contaminante sean clausurados.

Elementos sobran para hablar de las irregularidades y corrupción tanto en la Cespt como en el Jibarito, ahora que el gobierno estatal se ha puesto las pilas para revisar todas las corruptelas que hicieron los gobiernos panistas en la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana, seguramente los días del basurero en el Jibarito, están contados.

*El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico, además dirige la página www.alfredoalvarez.mx.

Comentarios