Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Tijuana

La Academia Mexicana de la Lengua: noticias recientes

En 2023, en el cuarto informe de labores de Gonzalo Celorio, el entonces director de la Academia Mexicana de la Lengua, dio lectura a toda una serie de acciones de nuestra Academia. Entre las numerosas actividades en que esta institución ha participado en esta tercera década del siglo XXI, quiero destacar algunas de ellas para que se comprenda el valioso trabajo que ha llevado a cabo en beneficio no solo de la lengua española que hablamos sino, principalmente, de aquellos que, en México, la hablamos y escribimos, la apreciamos y queremos como herencia común, como legado imperecedero.

Empiezo por una obra que cualquier interesado en la cultura mexicana debe tener en su casa o en su trabajo. Me refiero al Diccionario de mexicanismos. Propios y compartidos (Espasa-Academia Mexicana de la Lengua, 2022), hecho bajo la coordinación de la académica de número Concepción Company y un equipo de apoyo sin igual. Como miembro que soy de la Academia Mexicana de la Lengua, esta obra, que se empezó a trabajar en nuestra institución hace más de diez años, era un proyecto que todos queríamos ver terminado. Concepción Company, quien como ya dije estuvo al frente de la empresa, así como su gran y magnífico equipo de investigadores, crearon una obra que es, admirablemente, jocosa y seria a la vez, enjundiosa y llena de sabiduría. Retrato de cuerpo entero de la lengua española con chile piquín. Si alguien quiere comprobar la creatividad lingüística de los mexicanos, las distintas y distintivas maneras que tenemos para entendernos entre nosotros, que compre este libro. Si alguien quiere reírse leyéndolo a carcajadas y ante la mirada escandalizada de sus vecinos, apresúrese a tenerlo en sus manos. Estamos ante una obra erudita que se lee como una novela del lenguaje que usamos todos los días. Ese que dice las cosas sin pelos en la lengua. Ese que es voz de la calle, ágora compartida, jolgorio en evolución constante.

Junto a una obra compendiosa, nuestra Academia cuenta con muchos otros proyectos que ponen a nuestro idioma en el centro de su atención, que lo ven como un acervo literario que debe ser generosamente difundido. Tal es la labor que lleva a cabo Felipe Garrido, académico de número, quien publica en las redes sociales Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria, que consiste en dar a conocer a diario una selección de textos poéticos de autores nacionales, principalmente, donde lo mismo aparecen poemas de Octavio Paz que de Cri-Cri, versos personales que cantos a la patria, obras que exploran las luces y las sombras de la condición humana tal y como han sido creadas en nuestro país desde tiempos medievales y precolombinos. En ocasiones incluye poemas de poetas nativos americanos como romances de nuestras gestas históricas, pero la mayoría de las veces son obras que describen lo que piensan y sienten los bardos mexicanos, llámense Sor Juana Inés de la Cruz, Amado Nervo, Margarita Villarreal o Vicente Quirarte. Van ya más de 2100 días desde que Garrido ha contribuido diariamente a esta noble tarea.

Otro proyecto de indudable prestigio es el programa de radio Letras y voces, que coordina Adolfo Castañón, académico de número. Este programa, coproducido por la Academia Mexicana de la Lengua y el Instituto Mexicano de la Radio (Opus 94.5 en FM), ya lleva centenares de entrevistas a los autores mexicanos que impulsan nuestra literatura en los últimos tiempos. Se trata de adentrarse en sus obras, en sus trayectorias creativas, para que se entienda mejor de dónde viene lo que escriben, de dónde lo que imaginan.

Finalmente, quiero hacer notar que en años recientes, desde 2020 a la fecha, la Academia Mexicana de la Lengua tuvo que enfrentar los golpes de la pandemia y por ello descubrió que, a través de las videoconferencias, podía unir a los académicos correspondientes como de número que estaban desperdigados desde Sudamérica hasta los Estados Unidos, desde los diferentes rincones del país hasta Europa, consiguiendo así que sus miembros tuvieran un contacto más directo y pudieran realizar trabajos en conjunto. De esa forma el diálogo entre sus integrantes se ha ampliado y profundizado. Pero quizá la noticia más trascendente de estos años ha sido el regreso de nuestra institución a su casa colonial en el edificio de Donceles 66, en pleno centro de la ciudad de México. Es el regreso, después de tanto tiempo, a su sede histórica. ¡Enhorabuena!

*El autor es escritor, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

En esta nota