Columnas De historia y algo más

Ingenio caribeño

Toda la familia en Isla, se quedó sorprendida cuando llegó de Miami un ataúd con el cadáver de una tía muy querida.

Por Jaime Navarro

Toda la familia en Isla, se quedó sorprendida cuando llegó de Miami un ataúd con el cadáver de una tía muy querida. El cuerpo estaba todo apretado en el cajón con la cara aplastada contra el cristal de la tapa. Al abrir el cajón, la familia encontró una carta prendida a la ropa con una aguja que decía: Queridos papá y mamá: estoy enviando el cuerpo de Tía Jimena, para que hagan el entierro en la isla, tal como ella quería; disculpen por no poder acompañarla, pero los gastos fueron muchos, con todas las cosas que aprovechando las circunstancias, les estoy enviando. Abajo de la tía, en el fondo del ataúd, encontraran 12 latas de atún, 12 botellas de acondicionador y 12 de shampoo anticaspa, 12 frascos de Vaselina (muy bueno para la piel, ¡ojo! no sirve para cocinar), 12 tubos de crema dental, 12 cepillos de dientes, 12 latas de frijoles (españolas, de las mejores) ; 4 latas de chorizo (de verdad). Dividan con la familia, (sin peleas) En los pies de tía Jimena están un par de tenis nuevos talla 9, son para Juan (pues con el cadáver del tío Esteban no le mandamos nada y se quedo muy enojado). Adentro de ellos van unos tenis de la misma marca pero talla 4 esos los pueden vender. En su cabeza hay 4 pares de calcetines nuevos para los hijos de Antonio, son de colores diferentes. Tía Jimena esta vestida con 15 sudaderas: una es para Robertito y las otras para sus hijos y nietos. Ella también lleva una docena de brasieres, dividan entre las mujeres igual que las 20 botellitas de esmalte para uñas que están en las esquinas del ataúd. La Tía también lleva puestos 9 pantalones y 3 jeans. Papá: quédese usted con 3 y les regala los otros a mis hermanos. El reloj que papá me pidió, lo lleva puesto en la muñeca izquierda; también usa los aretes, pulseras y añillos que Mamá quería y me pidió. La cadena en el cuello es para mi prima Carlota; los 8 pares de medias son para repartir con mis amigas y las vecinas, o si quieren pueden venderlas. La dentadura que le pusimos es para la Abuela que hace años está sin dientes y no puede masticar. Los lentes bifocales son para Alfredito, pues son del mismo grado que el usa; también es de él, la gorra de los Yankees que lleva puesta. Los aparatos para la sordera que usa tía, son para la tía Carola; no son exactamente los que necesita, porque son de segunda mano, los nuevos están carísimos. Los ojos de tía no son de verdad, son lentes de contacto; quítenselos que son de Marcela, se los debía desde sus 15 años. En los dedos de los pies, van los anillos de oro para el casamiento de Josefina, para que esté súper hermosa ese día. Espero que nadie se queje esta vez. Por favor consigan ropa vieja para vestir a tía Jimena (pues ya me entere que al Tío Esteban lo enterraron encuerado) para el entierro. Con el forro del cajón, que es de satín blanco de 20 dólares la yarda, Josefina se puede hacer su vestido de novia. Con la muerte de Tía Jimena, la tía Blanca se quedo muy triste y enferma; creo que pronto les estaré mandando más cositas. Lo que hace la necesidad.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios 
de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios